Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Un cuarto para dos hermanos a todo color

Azul, rojo y gris son los colores que alegran el cuarto de estos dos hermanos. La prioridad era crear espacios compartidos, luminosos y cómodos.

Hearst

Realización: Pilar Perea. Fotos: Miriam Yeleq. Plano: Hearst Infografía

1 de 7
Estor enrollable

Uno de los objetivos de la reforma de este cuarto es que la luz fluyera libremente. Y para evitar que su intensidad molestara a sus dormilones dueños, se colocaron unos estores que dejan pasar la luz justa a la vez que protegen de los rayos UV. Estor enrollable tipo screen, de Jeyclo. Suelo de tarima de roble, de Porcelanosa. Alfombra Stars, de El Corte Inglés Mini Home (45,95 €).

¡qué buen marco!
Los mismos paneles tapizados en azul de los cabeceros se repiten desde la estructura de las camas hasta el techo, enmarcando la zona de descanso y dotándola de profundidad. Aviones América, de metal, de Maisons du Monde (49,99 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Camas a medida

Las camas de los dos hermanos se hicieron a medida con un diseño idéntico y se ubicaron en perpendicular. Sobre su estructura blanca, tipo banco, se colocaron los colchones mientras que la parte inferior, al quedar libre, se ocupó con prácticas cajas para guardar los juguetes. Así todo queda organizado y oculto. Cojines sobre las camas, de El Corte Inglés. Cestas de tela con asas, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Espíritu cosmopolita

El frente de las camas se revistió con un papel gris estampado con nombres de diferentes ciudades. Se fijaron dos estantes blancos a distintas alturas, y el de abajo se adornó con una colorista guirnalda de banderines. Papel pintado, de La Maison. Guirnalda, de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Lámparas extensibles

Los cabeceros de las camas se tapizaron con unos paneles en azul hechos a medida cuyas superficies sirven de repisa. En uno de ellos se fijaron dos lámparas tipo acordeón que iluminan las lecturas nocturnas. Apliques de metal Cologne, de Maisons du Monde (99,99 € cada uno).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Zona de estudio

El área de descanso se comunica mediante una puerta corredera con otra habitación, donde se ubicó la zona de estudio y juegos. Un amplio tablero volado, con sendas cajoneras como base, hace las veces de escritorio para dos.

En el suelo se colocó una generosa alfombra para jugar o descansar. Silla de oficina Bristol (59,99 €) y cajoneras rojas, de Maisons du Monde. Silla roja Tripp Trapp, de Stokke. Sobre el escritorio, flecha luminosa, de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Baldas en la pared

En la pared un par de sencillas baldas, a juego con el tablero del escritorio, almacenan libros, juegos y mini héroes. Sobre la mesa se colocaron dos llamativos flexos, que comparten color con la silla evolutiva y las cajoneras. Lámparas articuladas, de Maisons du Monde. Alfombra verde de pelo largo, de KP.

Don't disturb!
Por dentro, la puerta corredera está acabada en pizarra, un material que le da un toque lúdico. La hoja se abre para dar amplitud a la habitación y se cierra si uno de los niños tiene que dedicar más tiempo al estudio y requiere tranquilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Con camas, escritorio y zona lúdica

En lugar de adjudicar una habitación para cada niño, se optó por dedicar una de ellas al descanso, y la otra al estudio y los juegos. En este dormitorio, todo se comparte.

ZONA DE ESTUDIO Y JUEGOS. Junto a la ventana se dispuso un amplio escritorio común y el resto del espacio se dejó diáfano para jugar en el suelo. Una alfombra verde les hace sentir como si estuvieran sentados en el césped.

AQUÍ SE DUERME.
Una puerta corredera separa o une las dos estancias. La zona de descanso se solucionó con dos camas dispuestas en perpendicular, formando una L, y el resto del espacio se mantuvo despejado.

ALMACENAMIENTO. Cada habitación cuenta con una puerta de entrada independiente. Junto a ellas se colocaron dos armarios roperos idénticos. Los juguetes y los libros se almacenan en diversos lugares: bien en cajas debajo de las camas o en estantes de pared en ambas habitaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo