Ideas (fabulosas) para decorar la habitación de tus hijos

A veces, una capa de pintura lo cambia todo y da un aire distinto, original, divertido...  Valentine nos da unas estupendas ideas para redecorar la habitación de los más pequeños. ¡Manos a la obra!

image
1 de 8
Ponles una pizarra

Es más fácil de lo que parece: basta con usar una pintura con efecto pizarra (la de Valentine es al agua, no salpica ni tiene olor) en una pared de la zona de juego. El resto lo hacen ellos con las tizas de colores y su imaginación. Además, sus "creaciones" pueden borrarse con un paño húmedo o esponja para que empiecen de nuevo cuantas veces quieran.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Relax para el bebé

Las habitaciones de los bebés han de estar pintadas con colores neutros que sugieran serenidad, placidez y descanso. Opta por paredes y techos en tonos blancos, beis..., que crean un ambiente tranquilo y acogedor pero, a la vez, luminoso. Además, los tonos claros "aceptan" muy bien cualquier decoración y complemento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Hacer el indio

Si su rincón de juegos está pintado de blanco, te permitirá montar y desmontar "atrezzo" sin que nada desentone o afee el dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
El blanco es la clave

Banderines, pañuelos, guirnaldas, muebles de colores, ropa de cama multicolor... Todo es posible si eliges el blanco para la habitación de tus hijos. Eso sí, que sea lavable y, mejor, con un acabado mate, como Valón Clean de Valentine.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Y admite casi de todo

Por ejemplo, pegatinas. Añade a la pared blanca de la habitación de tu bebé estrellas pintadas o en pegatina. Es una excelente idea para "personalizar" el dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
¿Y si pones la pizarra junto a la cama?

Si además usas pintura azul, podrá dibujar cada noche un cielo distinto. También es una buena "excusa" para que las mañanas de los fines de semana sean entretenidas sin necesidad de "abandonar" la cama. Les encantará ver que sus dibujos formar parte de la decoración del cuarto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Pequeños grandes genios

En sus manos hay un mundo y su mundo gira en torno  al juego. Y ya no hay problema con el hecho de que se manchen las manos de pintura y dejen su huella en las paredes de su cuarto. Incluso puedes preparar una a propósito para este "creativo" juego. Despéjala de muebles (tampo ha de haber cortinas) y píntala con una pintura lavable como Valón Clean de Valentine, que permite limpiar fácilmente las manchas de rotuladores, bebidas gaseosas, zumos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
En busca de paz

¿Sabes que el color de las paredes puede influir en el estado de ánimo de los niños? Ellos son muy activos –a veces, demasiado–, por eso conviene que elijas tonos suaves que inviten a la calma y al relax. Además, estos tonos no pasan de moda y admiten muy bien su colorido mundo de juegos sin que nada desentone.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños