Una habitación multicolor

La habitación de Beatriz es una explosión de tonos en la que prima una decoración plural, donde flores y rayas se dan la mano y nada es lo que parece.

La decoración de la habitación de Beatriz tiene un peculiar carácter festivo gracias al collage de fotos apto para el recuerdo y, sobre todo, a la doble guirnalda multicolor que adorna la única pared del cuarto que hay sin empapelar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómoda y butaca

Frente a la cama, se colocó una cómoda blanca que se customizó pintando los frentes de los cajones en distintos colores, lo que le da cierto aspecto retro. Del mismo estilo es la butaca tapizada en blanco con remaches y patas desiguales, y el original baúl en madera envejecida que hace las veces de práctica mesilla. Cómoda y butaca, de Natura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Papel pintado

Recursos que engañan a la vista. Las paredes empapeladas con un diseño a rayas irregulares en gris y fucsia logran que el techo parezca más alto. Durante el día, la cama desaparece y se transforma en un cómodo sofá gracias a que su superficie se cubre con una funda y unos cojines. Papel pintado, de Ybarra & Serret. Cojines, de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tejidos con textura

Estudiar, leer, descansar, consultar la tablet,  jugar con el móvil... Beatriz se pasa las horas sentada o tumbada en el sofá-cama ¡y necesita estar bien cómoda! Para ello, nada mejor que rendirse a unos buenos cojines mullidos y de tacto suave; como estos, de terciopelo, que añaden una nota cálida y comodidad absoluta. Se eligieron tonos verdes y rosas, a juego con el sofá y el estor, que continúa con la misma apuesta cromática.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de distribución de la habitación

1. ÁREA DE DESCANSO. Un cobertor transforma la cama en un acogedor sofá repleto de cojines. Por la noche se retiran, y la superficie vuelve a estar lista para cumplir su función. A ambos lados de la cama se dispusieron un taburete y un baúl, a modo de mesillas.
2. ZONA DE PASO Y ALMACENAMIENTO. Con el centro despejado, se colocó en el suelo una alfombra de pelo donde sentarse. Tras el baúl, se dispuso el armario ropero.
3. CÓMODA-ESCRITORIO. Frente al sofá-cama se ubicó una original cajonera que también sirve de práctico escritorio, acompañada de una butaca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños