Una habitación con colores neutros y muebles sencillos

Colores neutros y muebles sencillos, con algún toque retro, son las claves de la habitación de Martina: pequeña, luminosa y bien distribuida.

image
1 de 9
Cuna convertible

Junto a la cuna donde Martina descansa, evolutiva y de color blanco, la pared se decoró con dos baldas, dispuestas a diferente altura, fotos y una guirnalda de nubes. Cuna Gulliver convertible en cama (89,99 €) y estantes Lack (9,99 € c/u); de Ikea. El moisés de mimbre, con el que Irene jugaba de pequeña,
lo ha heredado ahora su hija Martina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Mesita azul

Un rincón de juegos sencillo y bien iluminado donde realizar las primeras actividades. Martina posa encantada ante la mesa en la que pinta y hojea sus primeros cuentos. Mesita azul Kritter, de Ikea (24,99 €).Silla de tijera vintage, del Mercado de Motores. Maracas, de Luna de Papel. Bolsa, de Deco & Living.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Cortinas livianas

Hay que iniciarles en la lectura desde pequeños, con libros a su medida. Para facilitar la tarea, aquí se ubicó una mesa debajo de la ventana y se protegió con unas cortinas livianas. Unos especieros de cocina hacen las veces de estanterías. Cortinas, de Friso. Estantes Bekväm, de Ikea (3,99 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Sillón mecedora

Junto a la mesa de juegos se dispuso un sillón mecedora, para velar el sueño de la niña. Los papás estarán mucho más cómodos sentados en una butaca si la peque se despierta por la noche o si quieren acompañarla en sus juegos por el día. Mecedora Rockingchair, de Vitra. Cojín ballena, de Luna de Papel. Cestos, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Maleta infantil

Y sobre la consola, descansan los peluches. Por el momento son los preferidos de Martina; por eso se dejaron a su alcance. En la pared se colocaron unas sencillas láminas de animales, y en el techo se colgaron dos pompones DIY, hechos por mamá. Maleta, gallina de madera, cuadros y oca de peluche, de Luna de Papel. Botes, cojín nube y muñeca de trapo, de Deco & Living. Conejo de tamaño XL, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Balda para muñecos

Un estante solo para sus muñecos. Dispuestos en cestas de mimbre o de pie uno al lado del otro desfilan Kaws, Tokidoki y Miffy, los originales muñecos adquiridos en un viaje a Ámsterdam.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Edredón y cojines

Se vistió de rosa empolvado, que le da un ligero toque coqueto. Sobre ella descansan los compañeros de sueños de la pequeña Martina. Edredón y cojines, de Deco & Living. Animales, de Luna de Papel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Florero rosa

En los estantes de la pared también hay lugar para objetos que identifican a la dueña del dormitorio, como la caja con su nombre o la pizarra que le recordará lo que pesó y midió al nacer. Florero, de Ikea. Flores, de CasaNativa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Plano de distribución de la habitación

RINCÓN DE DESCANSO. Una cuna crecedera es el lugar donde Martina tiene felices sueños. Se ubicó pegada a la pared, para dejar el centro despejado. A su lado, una consola, que hizo las veces de cambiador en su día, alberga ahora ropita y peluches.
ÁREA DE JUEGOS. Situada bajo la ventana, está formada por una mesa y una silla. Se dispuso una alfombra en el centro, para que
Martina juegue en el suelo.
ARMARIO.
Un armario empotrado de pared a pared completa el dormitorio. De momento está medio vacío, pero con el tiempo seguro que se llenará.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo