Obras de arte caseras

Te proponemos manualidades, ideas sencillas, asequibles y muy divertidas, todas aptas para hacer en compañía de los pequeños de la casa.

image
1 de 7
Visillos decorados

Una idea fantástica para separar espacios o zonas de paso es colocar unos visillos que dejen pasar la luz. Si se trata del cuarto de los niños, anímate a decorarlos con pintura para tela. Incluso, si tus hijos son mañosos, puedes dejar que también pinten ellos, bajo tu supervisión, claro.
1 Aquí se independizó la zona de juegos de la de descanso con un visillo blanco, de Ikea, que hemos decorado con una mariposa. Primero buscamos el modelo y lo dibujamos o calcamos sobre la tela con un lápiz o un rotulador especial.
2 Una vez dibujado el contorno, los niños colorearon el interior con pintura para tela de varios colores. El resultado es espectacular y ellos se lo pasaron pipa. Alfombra Ringun, de Ikea (7,99 €).

CÓMO SE HACE
1 Aquí se independizó la zona de juegos de la de descanso con un visillo blanco, de Ikea, que hemos decorado con una mariposa. Primero buscamos el modelo y lo dibujamos o calcamos sobre la tela con un lápiz o un rotulador especial.
2 Una vez dibujado el contorno, los niños colorearon el interior con pintura para tela de varios colores. El resultado es espectacular y ellos se lo pasaron pipa. Alfombra Ringun, de Ikea (7,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Un juego de pared

Alegra la habitación de los niños con una decoración única y divertida. Es muy fácil de hacer, además de asequible.

CÓMO SE HACE
1 Lo primero es comprar Velcro de colores, que sea autoadhesivo. Aquí, por ejemplo, se eligió en naranja (0,90 €/m en Pontejos). Se cortan tres tiras de la misma medida y se fijan a la pared en paralelo, formando rayas, con una distancia entre ellas de unos 15 cm.
2 Después, llega el momento de elegir los animalitos o figuras que se quieran pegar. Para ello lo mejor es comprar fieltro de varios colores, de venta en Fieltros Ollero, y darle la forma deseada.
3 Por último, se colocan unas tiras de Velcro por detrás de cada figura, para que los chiquitines puedan jugar y pegarlas donde y cuantas veces quieran.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Álbum personalizado

La era de la fotografía digital ha supuesto toda una revolución, pero no por ello nos olvidamos del encanto que tiene crear un álbum y pegar en él las fotos; especialmente cuando llega un pequeñín a la familia.

CÓMO SE HACE
1 Aquí hemos diseñado uno con papel de varios tipos. En primer lugar, se colocan varias láminas de papel de grabado (2,50 €/lámina en Sancer) superpuestas. Se doblan por la mitad y se perforan en el canto para atarlas con una cinta.
2 La portada la hemos forrado con papel reciclado (3,95 € en Sancer) con una foto de la protagonista. Un recorte de papel vegetal azul completa la tapa. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Disfraces de flores

Nada le gusta más a un niño que ponerse un disfraz, ya sea carnaval, una fiesta o para estar en casa. Ante tal presupuesto en disfraces, te proponemos uno muy simpático en forma de flor, que podrás hacer tú misma.

CÓMO SE HACE
1 En primer lugar, confecciona el vestido con un fieltro de poco grosor. Mide la distancia que hay entre los hombros y las rodillas del niño y corta una tira que mida el doble. El ancho debe ser la mitad del contorno del niño más unos centímetros para las costuras. Dobla esta pieza por la mitad y, con unas tijeras, abre el hueco para la cabeza. Después, cose los laterales dejando las aberturas para los brazos.
2 Con el fieltro más grueso, fabrica varios pétalos y cóselos al cuello. La ventaja del fieltro es que no hay que hacer pespuntes porque no se deshilacha.
3 Como complemento hemos utilizado una diadema con dos antenas de alambre rematadas con mariposas de fieltro. Silla modelo Färgglad, de Ikea (9,99 €). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Muñeca de trapo

La televisión, los videojuegos y el ordenador nos están ganando terreno, pero ahora puedes recuperar el encanto de los juegos de antes y estimular la imaginación con una muñeca de trapo casera.

CÓMO SE HACE
1 Para hacer tanto la cabecita como el cuerpo, se corta un rectángulo de tela, se dobla por la mitad y se cosen los laterales dejando la parte de abajo abierta para meter el relleno antes de coserla.
2 La cabeza se ha rematado con unas tiras de fieltro a los lados anudadas a modo de coletas y con unos botones cosidos en el lugar de los ojos. Una sencilla puntada de hilo negro da forma a la boca.
3 El cuerpo, vestido con un trajecito de tela superpuesto, se ha completado con dos tiras de fieltro a los lados, que hacen las veces de brazos, y con dos piernecitas hechas con tela de vichy en rosa. Fieltro, de Fieltros Ollero (10,60 €/m en 1,60 m de ancho). Telas adquiridas en Ribes y Casals (desde 2,30 €/m). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Invitación de cumpleaños

Para un niño, la fiesta de su cumpleaños es un acontecimiento digno de celebrar por todo lo alto. Alimenta su ilusión un poquito más fabricando entre los dos unas invitaciones personalizadas para sus amiguitos.

CÓMO SE HACE
1 Hacerlas es muy sencillo. El primer paso es elegir un papel de regalo bonito (3,50 €/el pliego en Depapel). Después, se corta una cartulina en forma de rectángulo y se forra con el papel. Después, hay que dar forma a los pliegues para que se sostenga de pie.
2 El siguiente paso es escoger una foto divertida del cumpleañero y hacer varias fotocopias en color. Se recorta y se pega en el frente de la invitación y, debajo, se escribe el nombre del niño.
3 Por último, pega una etiqueta delante para poner la frase que quieras (1,50 €/el paquete en Depapel).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Cuadritos a medida

Unas sencillas cajas de vino pueden convertirse en preciosos cuadritos para la habitación de los niños. Además, puedes pedirles su ayuda para fabricarlos y así disfrutarás de una tarde de diversión en familia.

CÓMO SE HACE
1 Antes de nada, quita la tapa de la caja que hayas elegido. A continuación, pinta el interior de un color vistoso y los cantos en blanco. Déjalo secar unas horas para que no manche y, si es necesario, aplica una segunda capa.
2 Después, busca un papel de regalo bonito, como éste de lunares de colores, de venta en Depapel (3,50 €/la lámina). Forra todo el exterior de la caja procurando que los pliegues y el celo queden por la parte trasera.
3 Una vez terminada la caja es el momento de decorar el interior. Aquí hemos hecho con cartulina de colores un árbol y un búho para uno de los cuadritos, y un pececito y un coral, para el otro. Cartulinas adquiridas en La Riva. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños