Decorar el cuarto infantil con ojos de niño

Ponte en su lugar y ten en cuenta aquello que le provoca una sonrisa para crear un mundo a su medida.

image
1 de 12
Crea una atmósfera relajante en su dormitorio

Su dormitorio debe resultar alegre al tiempo que sereno. Elige tonalidades suaves para las paredes y juega con los colores en composiciones que combinen formas geométricas, como ves en la imagen de la izquierda, de la colección Belleza cotidiana, de la firma Bruguer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Paredes animadas

¿Quieres conseguir unas paredes divertidas? No puede faltar un vinilo -o varios- en su habitación o en el cuarto de juegos. Un medidor, una viñeta de su cuento preferido o el personaje por el que suspira. Rodéale de animales marinos con los que bucear cada noche. Vinilo, de la firma Ferm Living.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
No sin mi muñeco

¿Cuántas veces ves a los bebés aferrados a un peluche? Es una costumbre de lo más habitual que tranquiliza al niño. Se trata de un amuleto, un juguete u otro objeto que le transmite seguridad, sobre todo, cuando tú no estás con él. Utilízalo para ayudarle a vencer sus miedos. Muñecos inspirados en la granja, de la firma Blabla Kids.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Crear juntos su símbolo

Su estuche, su mochila, su bolsa para la piscina... ayúdale a identificar sus cosas y a valorarlas. Escoge una figura que le guste y pégala, en fieltro o Aironfix, en un lugar visible para que no la pierda de vista, como la piraña que decora esta maleta metálica, de la firma Blafre, para la merienda (17 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Tendencias decorativas infantiles

Cada vez es más frecuente adaptar un mueble antiguo para la habitación infantil.
Los pasos: aplicar una mano de pintura con un acabado envejecido y sustituir los tiradores por otros nuevos. ¿Eres manitas? Realiza un troquelado en el frente, como en la colección Valentine, de la firma Maisons du Monde. Armario (349 €).   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Muebles con doble función

Los contenedores son los aliados perfectos para mantener el orden en su cuarto. Además de decorar con formas originales y colores llamativos, algunos diseños, una vez cerrados, se convierten en banco o en una mesa para dibujar. Dados, piezas de construcción, casitas... En la foto, el muñeco KicoNico, de Imaginarium.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Un expositor a su altura

Coloca dos ganchos en la pared, separados entre sí al menos 50 cm, y ata un cordón de color de lado a lado. ¡Tendrás un bonito expositor en el que colgar sus dibujos y fotografías! Fíjalo a su altura, coloca varias pinzas que él pueda manipular y cuelga una bolsa de tela para que guarde sus muñecos más pequeños. Esta idea es de La Cerise sur Le Gâteau.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Para su fiesta infantil

Por su cumpleaños o para que lo pase en grande con algunos amiguitos una tarde en casa. Móntale una fiesta sin mucho esfuerzo. Fíjate en este ambiente que propone Bruguer: un par de guirnaldas de papel en el techo, algún farolillo o una piñata y unos globos. Por precaución, retira los muebles para evitar que se hagan daño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
El dormitorio de una princesa

Haz que su cuarto sea como el escenario de un cuento. Nosotros tenemos la tarea de pensar en la funcionalidad de los muebles. Los peques, la obligación de divertirse y soñar. Pero anhelos de padres e hijos son compatibles. Esta cama, de la firma Coco-Mat, cuenta con un amplio cajón de almacenaje y un bonito dosel con visillos. ¡Todo es posible!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
La hora de la comida

Otro de los aspectos que les encanta a los niños es demostrar su autonomía. Mucho antes de lo que piensas, querrá comer él solo. Regálale un juego de mesa adaptado en materiales y formas, con cubiertos, platos y vasos que le faciliten la tarea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Y en el baño...

Ocurre lo mismo y, además, su afán de independencia te facilita el día a día. Un alzador es una pieza básica para que tu pequeño alcance el lavabo y pueda cepillarse los dientes. ¿Cómo? Con un reloj de arena. Dale la vuelta. Cuando caiga el último grano de arena sabrá que ha pasado el tiempo necesario y que sus dientes están relucientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Paredes divertidas para los niños

Las pinturas magnéticas y de pizarra le ofrecen numerosas posibilidades para el desarrollo de su creatividad. Resérvales un rinconcito en la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños