Decorar la pared de la habitación del bebé

Ha llegado el momento: toca decorar la pared principal del dormitorio del próximo inquilino en casa, el bebé. Hazlo con tonos pastel con estas ideas tan bonitas. 

Los meses previos a la llegada del bebé, es una auténtica aventura. Una de las etapas más bonitas es la de preparar su cuarto. Cuidas absolutamente todos los detalles y rincones. Desde la cuna hasta el muñeco que lo acompañará cada noche o la lamparita de la mesa auxiliar. ¿Por qué no hacer lo mismo con las paredes? Un entorno relajado y dulce también influirá en su relax. Contribuye a su descanso creando una bonita estancia en tonos suaves, preferiblemente pastel y con ilustraciones que le traigan calma y quietud.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Evita los tonos chillones y los grandes cuadros o láminas realistas. ¡Ya habrá tiempo! Elige tonos relajados como los lila, azules, rosas o verde menta combinados con el blanco.

Por ejemplo, puedes acudir al diseño doble en la pared. Es decir, una mitad puedes dejarla en un tono liso y la otra en un diseño neutro como unas rayas verticales. Separa ambas zonas con un bonito rodapié o una cenefa infantil.

También puedes acudir a los vinilos infantiles. Diseños preciosos que harán soñar a tu bebé de la forma más dulce. Puedes elegirlos en tono más oscuro a la base de la pared, pintada en un tono neutro, como en la idea que te mostramos a continuación.

Las habitaciones más originales pueden recurrir a graciosos diseños como éste, con base blanca y lunares en azul, que puedes hacer tu misma con sencillas plantillas y dos tonos diferentes de pintura, bien de brocha o bien en spray. Una idea diferente y bonita para darle la bienvenida al pequeño como se merece.

Publicidad - Sigue leyendo debajo