Un dormitorio con estilo boho chic y tonos suaves para una jovencita

Una jovencita muy afortunada, porque menudo dormitorio se gasta, ¡lleno de estilo y calidez! 😍

dormitorio juvenil con cabecero blanco con molduras
Natalia Marchal

    Si eres madre o padre de un adolescente, seguro que ya has pasado por ese momento en que tu hijo o hija te pide un cambio radical en la decoración de su habitación, ¡y con razón! Ya no son niños, aunque tampoco adultos, pero en esta nueva etapa de sus vidas, necesitan una habitación juvenil en la que puedan sentirse identificados, un dormitorio que responda a sus necesidades. Y eso fue justo lo que consiguió la interiorista Natalia Marchal en este proyecto.

    ''Isabel, como tantas jóvenes, llevaba un tiempo odiando su habitación de ositos y su cama de 90 cm, y aunque creía saber lo que quería, cuando fue descubriendo mi propuesta no se imaginaba ni de lejos que su habitación pudiera transformarse tanto. Por eso es importante escucharlos, saber qué colores les gustan, cuánto tiempo se encierran en ella, si leen o estudian en el escritorio y muchos ratos en la cama, hobbies, estilos...'', cuenta Natalia.

    Antes...

    Natalia Marchal

    ¡Después!

    Natalia Marchal

    El principal objetivo era ganar luz y amplitud, con una decoración protagonizada por colores modernos pero suaves, maderas claras y un gran escritorio... pero sobre todo, iluminación led... ¡eso no era negociable! 😜

    Antes...

    Natalia Marchal

    ¡Después!

    Natalia Marchal

    Para darle un toque todavía más especial, Natalia optó por personalizar el cabecero de la cama con paneles de la firma Orac Decor a juego con el papel pintado de Casamance, y ocultar una tira de iluminación regulable por el perímetro que además de aportar elegancia, otorga una luz muy agradable.

    Antes...

    Natalia Marchal

    ¡Después!

    Natalia Marchal

    Aparte de la gran cama que preside el dormitorio, también se añadió un armario lacado con tiradores negros, una cómoda muy funcional y un escritorio para estudiar con total confort. En cuanto a los textiles, se eligieron en lino y algodón para darle ese toque boho chic a la decoración, favorecido por los múltiples cojines. ¡La verdad es que el resultado no podría gustarnos más!

    Antes...

    Natalia Marchal

    ¡Después!

    Natalia Marchal

    Proyecto e información: Cortesía de Natalia Marchal.


    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Antes y depués