Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

De habitación anodina al dormitorio infantil soñado por cualquier niño

Crear un entorno seguro y amoroso para nuestro retoño es parte del proceso de ser padres. Aquí se consiguió con muebles bien elegidos y textiles cálidos.

dormitorio infantil antes y después
Felipe Scheffel

Con la llegada de un nuevo miembro a la familia, las prioridades cambian y nuestro querido retoño se convierte en el centro del universo, por lo menos durante los primeros años. Así sucedió con estos papás que quisieron convertir una habitación sencilla y tradicional en el reino de su pequeñín. Para conseguirlo, se pusieron en manos del equipo de Quefalamaría, que transformó la habitación con un resultado sorprendente, gracias a una reforma y una decoración integral.

This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

El dormitorio, antes

Felipe Scheffel
Antes de la reforma, la habitación contaba con un suelo de parqué antiguo, deteriorado y muy oscuro, que empequeñecía todo el espacio.

Renovar el suelo. El parqué antiguo era oscuro y con un diseño pasado de moda. El cambio fue espectacular al instalar una tarima en espiga de acabado natural. Ahora la habitación, además de cálida, es mucho más actual.
Paredes de ensueño. Huyendo de los tradicionales tonos pastel, favoritos generalmente en habitaciones infantiles, los propietarios querían algo especial, luminoso y que invitara a soñar, pero sin caer en los tópicos del bebé. El equipo de Quefalamaría acertó de pleno con la elección de un papel pintado de plumas de colores, muy ligero gracias a su fondo blanco. Además para no resultar muy repetitivo, se colocó solo en dos paredes y pintura blanca en las restantes.
Muebles pensados para él. Cada pieza y complemento se escogió con una sensibilidad especial aunque lo que destaca es la original camita. Es un modelo Montessori, es decir, adaptada al tamaño del niño y su nivel de desarrollo. Son modelos casi a ras del suelo que permiten al pequeño adquirir mayor autonomía, ya que puede subir y bajar cuando lo desee y tenga sueño.

El dormitorio, después

Este rincón se equipa con una mecedora y una alfombra, de Kenay Home. El papel pintado es de Lilipinso.
Felipe Scheffel
En un dormitorio de niños es fundamental contar con un asiento para los papás, donde darles el biberón al bebé o descansar de los juegos cuando crecen.

Porque todo en su vida es puro juego, pónselo más fácil a la hora de dormir con una camita pensada para él, con forma de casita y a su altura.

Ropa de cama de H&M Home; cojines, de Nobodinoz; alfombra, de Aliexpress, y mesita auxiliar, de Ikea.
Felipe Scheffel

Claves decorativas e la reforma

Un papel especial. Ni rosa ni azul bebé, las paredes se revisten con un papel de plumas y hojitas de colores otoñales muy alegre.

Muebles personalizados. Son los pequeños detalles los que marcan la diferencia cambiando el aspecto de ciertas piezas: destacan los tiradores de cuero en la cómoda o el dosel de algodón naranja.

Textiles de color. Los tonos más cálidos de la paleta abrigan el dormitorio con el amarillo curry como protagonista; un verde mint muy pálido ayuda a refrescar con sutileza ciertos rincones.

Estilismo: Quefalamaría.


This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Antes y depués