Ideas y novedades para una vuelta al cole... ¡Con nota!

Material escolar, zonas de estudio (y escritorios) y dormitorios adaptados a su edad.

Niños en el colegio
NI QINGetty Images

Después de un largo verano, toca volver a las aulas. Prepara su material, dormitorio y juegos, para comenzar con ilusión y ganas del nuevo curso.

Escritorios: Con todo a mano y evitando distracciones

Para tus hijos más mayores, tendrás que acondicionar una zona de estudio.

Cuaderno, 11,13 €/cu; taza, 12,80 €, estuche, 11,17 €, colección Horse, de Sophie Allport.
Hearst

Elige un lugar tranquilo y con luz natural, y pon un escritorio de altura regulable para ir adaptándose a su estatura, una silla que recoja bien su espalda y cajones y estanterías donde guardar el material escolar.

El cambio a la cama de mayores

Si para tu hijo éste es su primer año de cole, prepara su dormitorio para hacerle ver que ha crecido y que comienza una nueva aventura.

Dormitorio infantil Mini Home Victoria: cama, 395 €; mesilla, 149 €; arcón, 199 €, y pupitre con banqueta, 145 €, de El Corte Inglés.
Hearst

Si todavía dormía en cuna o cuna-cama, es un buen momento para pasar a una cama infantil donde el niño pueda subir y bajar de forma autónoma. Pon un escritorio o pupitre donde pueda pintar o ver cuentos y hazte con baules o muebles para guardar sus juguetes.

Reencuentros y fiestas con compañeros

Alfombras lavables Kim y Noah, 229 €/cu, de Lorena Canals.
Hearst

¡Cuánta emoción y nervios se acumulan en los primeros días de cole! Volver a ver a los amigos, cambios de profesores, libros, clase... Si a tu hijo le cuesta el regreso a la rutina, puedes motivarlo organizando una pequeña fiesta en casa e invitando a sus mejores amigos, así se dará cuenta de lo bien que se lo pasa con ellos y cuánto se han echado de menos.

¿Jugamos a ser mayores?

Cocina mini de juguete Nybakad, 25 €, de Ikea.
Hearst

Entre los 2 y 5 años, los niños pasan por una etapa en la que les gusta imitar a sus papás, profes o hermanos mayores. Por eso, las cocinitas se convierten en uno de sus juguetes preferidos. Pero más allá de pasárselo en grande, también este juego les ayuda a desarrollar la imaginación, a empatizar y a aprender nuevas palabras relacionadas con la gastronomía. Colócala en su habitación o, si tienes hueco, en un rincón de la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo