¿Qué debes saber antes de comprar un flotador?

No todos los sistemas de flotadores son adecuados para todas las edades. Antes de adquirir un modelo, infórmate. Los neoprenos con flotador son muy efectivos. Aptos desde los seis meses

Flotadores
RICE

Es el aliado habitual de los más pequeños, para darse un baño con confianza y sin riesgos junto a la supervisión de un adulto. Los hay de múltiples colores y formas, pero no debes olvidar elegir aquellos que garanticen la seguridad de los niños. ¡Ten en cuenta estas claves!

Amazon
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tipos: Están los circulares con forma de rosco, como éste de Amazon.es; los que tienen una base tipo arnés, los manguitos o los chalecos inflables.

Materiales: Deben ser ligeros y resistentes, como el de corcho que nunca se hunde, y el de PVC, con cámara de aire y válvula para inflarlo.

Tamaño: El radio no tiene que ser muy grande en comparación al cuerpo del niño, ya que se puede colar, ni muy estrecho para no oprimirle.

Cómpralo: siempre en tiendas especializadas, evitarás que se pinche o se desinfle fácilmente. Debe tener el sello de la UE.

Ficha técnica: Debe aparecer el máximo de edad y el peso que puede resistir, así como las dimensiones y el material con el que está fabricado.

RICE

CLAVES A TENER EN CUENTA

Mira bien la etiqueta. Debe indicar claramente (y en español) el modo de hinchado, deshinchado y el sistema para asegurar el tapón. También cómo se pone el flotador y se quita, así como el correcto ajuste al cuerpo y cómo debe guardarse y mantenerse.

¿Es del año pasado? Antes de volverlo a usar, revísalo bien: debe estar en perfectas condiciones. Si su estado de conservación no es del todo bueno, no te arriesgues: es mejor reponerlo por uno nuevo.

Los flotadores son para el verano. Y también para los niños de corta edad. Toda precaución es poca en este aspecto, así que toma nota de estas recomendaciones para comprar el mejor.
Publicidad - Sigue leyendo debajo

QUE ESTÉ HOMOLOGADO

La seguridad de tus niños es lo más importante. No compres un flotador de cualquier tipo ni en cualquier lugar. Cuando vayas a adquirir uno para las vacaciones, cerciórate de que cuenta con la homologación europea. El artículo debe estar marcado con CE.

CHALECOS, MEJOR QUE MANGUITOS

Son mucho más eficaces y seguros y también más aconsejables que los flotadores tipo rosquilla. Los "donuts" pueden dejar al niño boca abajo cuando una ola le da un revolcón, y en el caso de los manguitos, perderlos de forma accidental. Pero si te decantas por este último sistema, elige manguitos de brazalete que se puedan ajustar con cintas de velcro.

BURBUJAS Y CINTURONES

Facilitan el desplazamiento y garantizan la flotación. Los cinturones permiten regular la cantidad de elementos auxiliares y se pueden adaptar individualmente, a cada niño. Las burbujas son otra buena opción, pero los movimientos laterales cuestan más trabajo con este sistema. Ambos están indicados a partir de los 3-4 años.

¿Y PARA LOS BEBÉS?

Son recomendables los flotadores alrededor del cuerpo con braguita incluida, a partir de los 8 meses. Es decir, cuando los niños ya son capaces de sujetar la cabecita. Debes comprobar que se trata de un flotador de seguridad, con colocación rápida, antideslizante y, lo más importante, antivuelco. Algunos modelos específicos están diseñados para bebés muy pequeños, desde que tienen 3 meses (6 kg) a los 4 años de edad (18 kg).

Y recuerda: por seguros que sean estos sistemas, los pequeños siempre deben estar acompañados de adultos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños