Un dormitorio con mucho encanto y un patio increíble

Luz natural y aire fresco, ideal para sus primeros meses de vida.

En el famoso distrito de Venice Beach en Los Ángeles, Whitney Leigh Morris y su marido Adam Winkleman, viven junto a su hijo de tres meses, West, y dos perritos muy adorables en un cottage de poco más de 33 metros cuadrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero cuando descubrieron que esperaban un niño, no estaban preparados para cambiar de hogar (y lo entendemos). La localización de ensueño, unida a la decoración ideada por Whitney con una paleta de colores neutros, detalles de madera de roble y habitaciones funcionales, hacen que la casa sea de todo menos estrecha. "Amamos este espacio", declaró a Today.

Así que antes de que West llegara a sus vidas, la pareja se puso manos a la obra para transformar el armario de su habitación en el dormitorio más bonito que pueda existir para un bebé. La cuna domina el espacio, pero los cajones, cubiertos por infinidad de objetos y figuritas, ofrecen el espacio de almacenaje ideal.

¿La mejor parte? Todo en el dormitorio es adaptable, algo necesario en el crecimiento de un niño. "Las cestas de yute sobre la cuna están aseguradas en caso de terremoto, y las cestas de alambre junto con las luces colgantes se ajustarán a medida que West se vaya haciendo mayor", explicó Whitney a Today.

La pareja reconoció que es difícil deshacerse de la ropa y los objetos de su bebé, por la carga sentimental que estos conllevan, pero a su vez, afirman que les ayuda a vivir en un entorno ordenado. "Creo que al ir deshaciéndome de sus cosas, contribuyo a su crecimiento", comenta Whitney. "Si lo guardase todo, viviría en un hogar muy caótico".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde el nacimiento de West, las donaciones a la caridad son constantes. "Si puedes ayudar a otros, resulta más sencillo regalar las cosas", dice Whitney, quien solo mantiene los artículos necesarios para el presente de su hijo.

Además, para que su bebé duerma en un lugar cálido, y debido a la falta de espacio en el interior, Whitney creó un pequeño patio con luces suaves, alfombras y una silla de mimbre. Todo ello, claro, gracias al clima californiano. De esta forma, su querido West podrá mirar las estrellas antes de que Morfeo llame a su puerta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños