Una merienda de comunión

Las cosas han cambiado. Los protocolos se han quedado en el cajón y las celebraciones se han vuelto más informales, menos serias, más divertidas y más detallistas. Ahora que se acerca la época de comuniones, te damos algunas ideas para proponer un banquete de merienda familiar divertida, colorida y bonita. 

Las celebraciones se han convertido en auténticas fiestas donde mandan los detalles. Del giro de las clásicas y tradicionales bodas llegan ahora las presentaciones del bebé en familia de forma informal, las fiestas 'baby shower' importadas de Estados Unidos que causan furor entre las jóvenes generaciones y ahora, las meriendas de comunión, también se reinventan para que los niños se lo pasen en grande.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tú también lo harás si te gustan los detalles porque en estas ideas, todo está cuidado con mimo. Desde las guirnaldas de colores de tela a las de papel perforado que puedes hacer tu misma con tus hijos de forma DIY.

Puedes hacer también tu misma las servilletas, banderines de tapeo e incluso las cajitas de dulces que decorarán la mesa familiar. Todo para que sea una cita inolvidable.

Apuesta por los juegos florales, las meriendas fáciles a base de dulces decorados con todo lujo de detalles. Y no olvides añadir flores en tu merienda. Si hace bueno, el jardín puede ser el mejor lugar de celebración.

Los sandwiches de siempre, ahora tienen un envoltorio propio que los hace aún más originales. Y en los moldes de cupcakes puedes hacer pequeñas raciones de palomitas o caramelos para los niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El postre

Una idea deliciosa y saludable a base de sandía. Y además, más que fácil: tritura la sandía y viértela en moldes de helado o hielo. Clava unos palitos y sirve cuando estén congelados.

Personaliza

Si ya sabes quién asistirá a la fiesta, personaliza el menaje. Deja que el protagonista de la comunión escriba sus propios mensajes de bienvenida en tarjetas que él mismo puede colorear.

Sin duda, las fiestas familiares han dejado de llevar etiquetas. Ya no es una comunión, ahora son FIESTAS de comunión. ¡Y nos encantan!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños