Distribución en cocinas mini

Armarios, placa, frigo, lavavajillas, horno… Cuando el espacio escasea, ubicar los elementos de la cocina plantea problemas. Con cierto ingenio, es posible lograrlo.

image
1 de 11
Papel pintado en negro

Una cocina es reducida cuando tenemos la sensación de que los tabiques se nos vienen encima. ¿La solución? Suprimir el muro que la separa del ambiente contiguo y sustituirlo por muebles. En este caso, al quedar integrada en el salón, la cocina recibe abundante luz natural. Papel pintado en negro con textura, de Vescom.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Alacena vertical

A menudo, las dimensiones de la cocina son tan reducidas que solo se pueden instalar muebles en un frente. Aún así, el resto de las paredes ofrece posibilidades interesantes. Módulos con poco fondo, baldas y soportes con ganchos para colgar los utensilios de uso frecuente, compensan la falta
de espacio. Fíjate en esta cocina. La barra sostiene cazos y tapas de cacerolas; un panel imantado mantiene a mano los cuchillos; dos escarpias sujetan la escalera, plegada; y el mueble añade una superficie de trabajo extra. Portacuchillos magnético Fintorp, en 38 x 3,5 cm (12,99 €). Módulo Olofstorp, en 80 x 40 x 92 cm (199 €). Ambos son de Ikea.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Módulo con cajoncitos

Cuando se planifica la distribución de la cocina, solemos pensar en muebles de ancho estándar: 40, 60 y 90 cm. Si aún sobra espacio, se puede rentabilizar con un botellero o con un módulo con cajoncitos donde guardar los ingredientes usuales. La mini isla de la firma La Cornue aprovecha los centímetros que quedan hasta el lateral con dos cajones y un compartimento inferior más alto, extraíble, cuyo frente exterior simula el de dos cajones para mantener la armonía estética.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Frentes de espejo

Su superficie logra dos efectos: duplica visualmente el espacio de la cocina y multiplica la luz. Aquí, las puertas espejadas se limitaron a los muebles altos. Sus perfiles en negro contrastan con el resto de los armarios, blancos, y convierten a los módulos superiores en protagonistas de la decoración. ¿Sabes dónde está la campana? Bajo el mueble central, pasa desapercibida. Muebles, de Gunni & Trentino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Vitrocerámica de dos fuegos

Parece increíble, pero esta cocina solo mide 1,80 metros de ancho. Lógico, si tenemos en cuenta que la superficie de toda la vivienda es de 30 m2. En ambientes XXS interesa encargar muebles a medida: su precio será superior al de los módulos estándar, pero la inversión merece la pena si se logra sacar el máximo partido al espacio. Formada por una vitrocerámica de dos fuegos, fregadero, lavavajillas y algunos módulos de almacenaje, la cocina incluye un estante para el microondas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Baldas para jarras, tazas y latas

En una cocina mini, el orden resulta imprescindible. Para lograrlo, conviene planificar los armarios con compartimentos y organizadores. Ten en cuenta que en los módulos muy amplios el espacio interior se desaprovecha, pero si incluyes topes a diferentes alturas, podrás regular las baldas y adaptarlas al tamaño del menaje que guardes dentro. Como en este diseño, con espacios adecuados para jarras, tazas y latas de té o galletas: redondas (20,50 €/3) y cuadradas (21,50 €/3). Todo el menaje es de la firma Krasilnikoff.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Accesorios extraíbles

Cuando los muebles se distribuyen en forma de L, la esquina en la que se encuentran suele quedar inaccesible. Pero ese espacio tiene un interesante potencial de almacenaje en una cocina pequeña. Existen accesorios extraíbles específicos para rincones, con bandejas giratorias que permiten guardar menaje o ingredientes frescos que no necesitan refrigeración. Este, cromado, es válido para muebles de 90 cm, y está disponible con apertura tanto hacia la izquierda como hacia la derecha (187 € en Leroy Merlin).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Pintura blanco antiguo y rojo tónico

El color es un gran aliado a la hora de lograr sensaciones visuales que modifican la percepción del espacio real. Una cocina pequeña y estrecha parecerá amplia con las paredes más largas en un tono claro -blanco o gris perla- y las cortas en uno oscuro. El rojo capta la atención y logra un ambiente cálido. Pintura Blanco Antiguo y Rojo Tónico, de Bruguer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Carros de cocina

Los armarios suelen tener un fondo de 57 cm. Pero, ¿qué sucede cuando dispones de menos espacio? La primera norma en una cocina pequeña es que nada obstaculice el paso, y la segunda, aguzar el ingeno para rentabilizar la superficie. Esta encimera se prolongó en forma de L, pero con un fondo inferior al habitual. Debajo se colocaron dos carros con capacidad de almacén. ¿El plus? Basta desplazarlos para tener una barra y colocarlos de nuevo después del desayuno. Carros Råskog, de Ikea; en 45 x 35 x 78 cm (39,99 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Armario para lavadora

Tanto si la cocina se integra en el salón como si decides trasladar la lavadora a otro ambiente por falta de espacio, lo ideal es que su frente quede oculto. La opción más conocida es panelarla, pero a menudo la zona de los mandos continúa a la vista. La firma Birex dispone de una armario para ocultarla por completo. Sus medidas: 75 x 60 x 93 cm (738 € aprox.).  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Minicocina con placas eléctricas

Una alternativa interesante es instalar una minicocina. Consiste en un diseño compacto que incluye todos los elementos necesarios para realizar las tareas en un espacio reducido. La firma Stengel está especializada en ellas. Realizadas en chapa de acero, bien con pintura en polvo disponible en diversos colores o con una terminación inox., destacan por su resistencia, de ahí que a menudo se instalen en casas alquiladas y segundas residencias. En la imagen, minicocina Premiumline, con placas eléctricas, fregadero, microondas, frigorífico Liebherr 4* categoría A+, armario y mini lavavajillas (2.208 €); y muebles altos a juego (725 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa