Comedores en la cocina para todos los días

De la cazuela al plato y de la cocina a la mesa, ¡casi sin moverte! Es la ventaja de tener un office en la cocina para comer todos los días. Estos comedores se convertirán en objetos de deseo para ti.

image
1 de 12
Cada office para su cocina

Los comedores dan vida a la cocina. Un diseño sencillo en color blanco se transforma con el office apropiado. Aquí, una mesa con alas extensible, sobre de madera y patas en color blanco con sillas en color rojo. Las pinceladas en verde de las plantas, la lámpara y el estor de la ventana completan el estilismo.

2 de 12
Con taburetes

A modo de barra y con taburetes. Complementos, de la firma Ib Laursen.

3 de 12
En blanco y madera

Una combinación de inspiración muy nórdica: madera y blanco. Con ella tendrás calidez y mucha luminosidad. Aquí, el rincón de comedor se ha resuelto con una mesa rectangular, un banco en un lado y sillas al otro. El banco permite que se siente más gente y es ligero visualmente al no aportar tantas patas ni los respaldos de las sillas.

Mobiliario, lámpara, mesa y sillas, de la firma Ikea.

4 de 12
Con sillas plegables

Esta cocina cuenta con un rincón de comedor con la mesa adosada a la pared. Para no saturar el espacio se ha optado por sillas plegables que quedan recogidas en poco espacio si es necesario.

Además, la mesa se adosa a la pared para tres comensales pero puede acoger a más con solo desplazarla ligeramente hacia la zona de trabajo de la cocina.

5 de 12
Una barra

Una barra adosada a la pared es un comedor perfecto para desayunos y comidas rápidas. Si puedes colocarlo delante de una ventana disfrutarás de las vistas, mejor que si tienes que mirar a la pared.

En la imagen, mobiliario y taburetes, de Leroy Merlin.

6 de 12
Office escondido

Parece un cajón pero al extraer el frente aparece una mesa, perfecta para desayunos rápidos. Solo tienes que tener a mano un taburete para sentarte en este comedor de diario "visto y no visto".

7 de 12
En un módulo exento

En este módulo exento de cocina la mesa se oculta, dejando solo a la vista las patas. Se vende en Car Möbel.

8 de 12
Mini y junto a la ventana

Un ejemplo mini junto a la ventana. Se aprovecha la luz natural para colocar la mesa, adosada a la pared y al mobiliario de la cocina. Los asientos: un banco y un taburete, que casi no restan espacio.

Complementos y textiles, de la firma Ib Laursen.

9 de 12
Como en el comedor

Si dispones de espacio, crea un mini comedor con la mesa y las sillas y un bonito aparador que te sirva como complemento al mueble despensa de la cocina o para organizar el menaje. También puedes optar por una estantería abierta con todo a mano.

En la imagen, accesorios de la firma La Redoute Home.

10 de 12
Coordinado en colores

Nada desentona en esta cocina. El office se adapta a los colores y materiales del mobiliario de cocina ¿o al revés? Fíjate: madera y turquesa se repiten. En negro las sillas y la lámpara como continuidad del tabique que delimita el office.

Mobiliario, mesa y sillas, de Ikea.

11 de 12
En la isla de trabajo

Muchas islas de trabajo prolongan la encimera para crear una barra de comidas. Es el caso de esta vivienda. Descubre cómo es la cocina, abierta al salón, aquí.

12 de 12
Una mesa alta con taburetes

Una mesa alta, perfecta como superficie extra de apoyo en la cocina y como barra alta rodeada de taburetes.

Mesa y taburetes, de venta en Car Möbel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas