Una cocina cálida y familiar en blanco y rojo

Nos gusta la sensación de calidez que el color rojo aporta al comedor de diario, y la de pulcritud que transmiten los armarios blancos. Su combinación, atrevida, es todo un éxito.

El concepto de cocina como laboratorio profesional y aséptico ha cedido su lugar a ambientes más acogedores, en los que los miembros de la familia comparten el placer de preparar la comida y estar juntos.

Desde el punto de vista decorativo, zona de cocción y office deben mantener una armonía entre ambos, pero sin renunciar a una identidad propia. En este caso, el color blanco es el hilo conductor: frentes de armarios, azulejos, mesa y la mayoría de las sillas unifican la cocina y el comedor de diario. Sin embargo, la encimera de Silestone en color café delimita de una simple ojeada dónde se trabaja con sartenes y ollas; mientras que el color rojo de la pared, la lámpara de techo, el camino de mesa y la única silla de diseño diferente indican el espacio reservado para ubicar el office.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa y sillas claras

Aunque el comedor de diario ocupa un espacio y un volumen amplio, visualmente no recarga el espacio. La pintura en color blanco logra que los muebles resulten ligeros. Y, al fundirse con los azulejos y frentes de armario, los límites que indican dónde empiezan unos y terminan otros se diluyen. Mesa y sillas claras, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armarios y cajones en blanco

Los armarios y cajones de la península se orientaron hacia el comedor de diario. Como espacio de almacén asignado al office, en ellos se guardan platos, vasos, copas, manteles y cubiertos de mesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Silla roja

En el office, la pared se alicató con un zócalo de azulejos, y sobre él se pintó en un intenso color rojo. En el mismo tono se eligió la única silla del comedor que no es de color blanco. Sus líneas destacan sobre el fondo claro y la convierten en protagonista de la decoración. Silla, de Vintage 4P.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sillas blancas y una roja

Antes de comprar los muebles, comprueba que las sillas entran con holgura debajo de la mesa. Las que tienen las patas hacia fuera pueden chocar entre sí, lo que impediría acercarlas y, al quedar separadas, ocuparían más espacio y se perdería fluidez al circular por el office. Camino de mesa, de EsteOeste. Alfombra, de Berberia. Buena luz
a la hora de planificar un office es imprescindible tener en cuenta la iluminación. Una lámpara suspendida, como en este caso, requiere su propio punto de luz en el techo. Antes de instalarla, calcula la distribución exacta de los muebles para que quede centrada sobre la mesa. Lámpara, de Habitat.
En la pared, aplique, de Sur Le Fil. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paño de colores

Un paño de cocina de colores permitirá, además de limpiar, dar un toque decorativo a la cocina. Procura que sea de intensos colores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara roja de techo

Desde el techo lámpara Comptoir (69,99 € en Maisons du Monde).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Silla color salmón

Toma asiento. Silla Osby, de la colección de El Corte Inglés (79 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ciervo de papel maché

Trofeo de flores. Ciervo de papel maché. En 56 x 33 x 42 cm (122,90 €). De Rice.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas