Fregaderos delante de la ventana

Cuando el fregadero se asoma a la ventana es un pequeño placer. Así, podrás perder tu mirada en el horizonte mientras lavas o preparas la vajilla para introducirla en el lavavajillas. Estas cocinas presumen de fregadero delante de la ventana.

image
1 de 13
Repisa decorada

Puedes colocar un estor o cortina en la ventana o dejarla sin vestir si las vistas merecen la pena. Si tienes una repisa, decórala con plantas, por ejemplo aromáticas que luego uses en la preparación de tus platos. Cocina, de Leroy Merlin.

2 de 13
Vistas panorámicas

Si por el tipo de construcción cuentas con un ventanal fijo, tendrás una pantalla de cine a la naturaleza, como en este caso.

Vistas panorámicas. Centra el fregadero en la ventana. Si lo colocas a ras de la encimera, el cristal se mancha con más facilidad. Si lo elevas respecto a la encimera, no tendrás que limpiar constantemente las salpicaduras.

Arquitecta Cristina Casanovas y decoradora Silvia Rademakers.

3 de 13
Ventana apaisada

También las ventanas más pequeñas ofrecen vistas y permiten que la luz natural entre en la cocina. Aquí se ha colocado el fregadero de doble seno y un grifo profesional de caño extraíble.

Interiorista Alicia Sánchez Moreno del estudio Mill-House

4 de 13
Ventanal con solera

Un piso de gran altura en los techos y ventanales que son obras de arte. Concédele un lugar preferente en tu cocina. Aquí, la cocina de línea clásica-rústica con un fregadero cerámico en blanco que no desentona.

Una propuesta de Maisons du Monde.

5 de 13
Ventanas altas

¡Pero ventanas al fin y al cabo! Aquí se sitúan en línea la zona de cocción y la de aguas.

6 de 13
Escurreplatos

Al tener la ventana delante y ningún mueble alto, si quieres tener un escurreplatos, opta por un diseño adosado al fregadero, en acero inoxidable o integrado en la encimera o de superficie, que recojas cuando los platos estén secos.

Cocina, modelo Nevada, de Leroy Merlin.

7 de 13
Ventana enmarcada en madera

De aire rústico chic. Fregadero clásico en blanco delante del ventanal, enmarcado en madera.

Una propuesta de Maisons du Monde.

8 de 13
Ventana panorámica

Ventana panorámica de apertura batiente. De nuevo, en la repisa, plantitas. Un toque muy fresco. Decoradora y propietaria Tara Flanagan. Interiorista Josep Curanta.

9 de 13
En blanco y madera

Cocina con mobiliario en madera y encimera en color blanco como las paredes y carpintería de la ventana.

Interiorista del proyecto, Anna Mercadé.

10 de 13
Actual en azul cielo

El mobiliario de esta cocina, su línea y color (azulado) es actual aunque se ha combinado con un efecto hidraúlico en el suelo que pone la nota retro.

Cocina Gales, de Leroy Merlin.

11 de 13
Una ventana particular

Circular, en forma de ojo de buey, aunque bien aprovechada con un ceramiento en madera que permite abrir sus hojas para que circule el aire en la cocina.

El fregadero, también redondo, justo delante.

12 de 13
En blanco

Con un amplio ventanal doble, cubierto con estor blanco.

Interiorista, Judit Escudé.

13 de 13
La grifería, que no interfiera

Cuando el fregadero se sitúa delante de la ventana y en función del tipo de apertura de ésta debes tener en cuenta la altura y ubicación del grifo, así como la distancia hasta la ventana.

Una buena solución para que la grifería no interfiera en la apertura del ventanal, cuando es abatible principalmente, es escoger un diseño de caño abatible. El caño va montado sobre una base articulada que permite girarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas