Cómo mantener en orden la nevera

Abre la puerta de tu nevera. ¿Qué ves dentro? ¿Caos? ¡Se acabó! Te contamos cómo se debe organizar el interior del frigorífico para que los alimentos estén bien conservados y no pierdas ni un bote de pepinillos al fondo.

Ordenar la nevera
Micasa

¡No te pierdas el vídeo al final!

1 de 11
Reluciente por dentro

Antes de organizar el interior de la nevera, conviene limpiarla. ¿Cuánto tiempo hace que no la desconectas y la sacas brillo?

Es el momento, antes de poner orden, vacía la nevera y aprovecha para tirar los botes que estén abiertos desde hace décadas. Retira las baldas y cajones. Limpia el interior con un paño y una solución de agua y jabón. También puedes utilizar productos específicos para la limpieza de los frigoríficos.

Utiliza los mismo productos para limpiar las baldas y cajones.

Con agua y jabón también revisa las juntas de goma de las puertas. Si están muy sucias, utiliza agua y vinagre.

¿Malos olores? Disuelve 2 cucharadas de bicarbonato de sosa en 1 litro de agua caliente y limpia la nevera con esta solución.

Seca con papel absorbente y vuelve a colocar estantes y cajones. ¡Empezamos con el oden!

En la imagen, recipientes de cristal transparente y de plástico en rojo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Ordenar la nevera
Micasa
Orden por temperatura

Para organizar el interior de la nevera hay que tener en cuenta la temperatura que necesita cada alimento y su ubicación está relacionada con las zonas más frías o calientes del interior del frigorífico.

Las baldas superiores son las más cálidas y las inferiores las más frescas.

Es importante mantener en orden la nevera para saber lo que tenemos y no tirar comida.

No se debe saturar porque su capacidad para enfriar se modifica y tampoco se debe pegar los recipientes a las paredes del frigorífico y entre sí ya que es necesario que circule el aire en el interior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Empezamos por arriba

La zona superior es la menos fría, de ahí que los productos cocinados deban ubicarse aquí. Al estar cocinados, aguantan más tiempo.

En los estantes superiores, entonces, comida preparada, también lácteos como quesos, yogures, flanes...

Todo en recipientes herméticos de cristal (que se pueden calentar en el microondas y en el horno) o de plástico, siempre libres de BPA.

Mantequillera, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Y abajo

La zona más fría de la nevera, pegada al congelador (cuando éste se encuentra abajo) resérvala para la carne o pescado crudo, el que vayas a cocinar rápidamente.

Mejor en recipientes herméticos para evitar la contaminación cruzada. Te explicamos qué es esto en el vídeo. ¡Atent@!

La bebida también es esta zona para que esté fría: refrescos, botellines, botellas...

Y la verdura y la fruta en los cajones (aquí van las verduras que se "marchitan" antes). Pero hay frutas y verduras que no se deben guardar en el frigorífico porque pierden su sabor. Sigue leyendo y te lo contamos.

Recipiente de plástico azul, de Ikea.

Soporte metálico para botellas, de venta en las tiendas Casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
En la puerta

Los huevos mejor en la puerta y en un apartado cerrado, ya que es fácil que cojan olores. También puedes colocar la mantequilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Botellas y salsas

Y en la puerta guarda las salsas y mermeladas ya abiertas y las botellas de zumo y leche, ya abiertas.

Recuerda no abrir en exceso la puerta de la nevera para no consumir energía. Es preferible acumular varios productos para guardar en la encimera y abrir una sola vez.

Botella de cristal con corcho, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
No todo va a la nevera

Neveritis: dícese de la tendencia a guardar toooodo en la nevera.

Hay alimentos que no deben guardarse dentro del frigorífico como, por ejemplo: ajos, cebollas, tomates, plátanos y patatas. En algunos de ellos el frío altera su sabor.

Déjalos en la encimera de la cocina o en un carrito verdulero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Veo, veo

Los recipientes transparentes permiten ver de un vistazo lo que contienen.

Caja para queso, de la colección Modula, de Rosti Mepal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Portatartas

Ni se marcan, ni se secan. Con un portatartas dentro de la nevera tus tartas y bizcochos se mantienen en perfecto estado, sin riego a chafarse hasta que los saques a la mesa.

Portatartas, de Dr. Oetker.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Curso de Decoración
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Un libro de neveras bien surtidas

Un libro muy relacionado con neveras y frigoríficos y lo que guardan. Es de la editorial Taschen y muestra las neveras de algunos de los 40 chefs más reconocidos (más de 60 estrellas Michelín reunidas) con recetas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa