Una cocina funcional en blanco y rojo

La planta rectangular de la estancia propició la disposición lineal de las áreas: lavado y despensa en un extremo, frente de trabajo a continuación y el comedor, junto al ventanal. 

Esta cocina pasó por una reforma completa, realizada por la arquitecta Vanesa García-Calvo, para actualizar su aspecto y conseguir una distribución más funcional del espacio. Al integrar un cuarto anexo a la planta original, que comunicaba con el jardín, se consiguieron metros, luminosidad y un agradable efecto de conexión con el exterior a través de un tabique acristalado.

Los muebles de líneas rectas, que combinan frentes en blanco o rojo según zonas, se situaron en el cuarto de lavado, plancha y despensa, en el frente de trabajo y en el office en línea. El suelo de mortero se recubrió con pintura epoxy en gris claro, un tono que suaviza el rojo brillo, predominante en el mobiliario. La continuidad del revestimiento en toda la planta integra espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina muy completa

Al integrar un cuartito adosado a la cocina y que se orientaba hacia el jardín, destinado a la colada, se ganaron metros en planta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles de cocina en rojo

La zona de trabajo ocupa el espacio central de la planta y organiza el resto de áreas: despensa, cuarto de lavado y plancha, y comedor. Todos los elementos colaboran en el aspecto funcional del que hace gala la cocina. Se escogió una composición en línea -que aprovecha los metros de la planta alargada- de módulos altos y bajos con frentes lacados en rojo y tiradores en acero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La zona del office

El cerramiento de cristal deja pasar abundante luz. Este lugar privilegiado por la luminosidad y por las vistas al exterior se reservó para el comedor de diario. Mesa y sillas, similares en Conforama.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles

En paralelo al área de cocción y como continuación de la despensa -cuyos armarios se aprecian en esta imagen- se dispuso otro frente de mobiliario, en el que se encastran el frigorífico, side by side, y el horno y el microondas en columna. Incorpora también módulos de almacén en color blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mi pared protegida

El frente de trabajo, que integra la placa y el fregadero, se revistió con vidrio. Así la pared queda a salvo de salpicaduras de agua o grasa durante las tareas culinarias. El vidrio lacado SGG Planilaque Evolution, de la firma Saint-Gobain, está disponible en color verde claro, rojo, negro y blanco. www.saint-gobain.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Textiles vestidos

Añade color a la cocina con textiles como estos paños modelo Huerta, de El Corte Inglés (9,95 €/2).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De caño tubular

El monomando Singulier es de Jacob Delafon (168 € aprox.). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A mesa puesta

¿Tienes espacio? Monta un funcional comedor de diario. Mesa Bjursta y dos sillas Adde, de Ikea (128,96 €). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas