Una cocina sencilla reformada

Donde antes había un oscuro garaje, ahora hay una cocina grande, sencilla y muy luminosa. En su decoración se combinaron muebles blancos con detalles en madera y acero.

image
1 de 10
Los materiales que se emplearon en la cocina

Una opción muy decorativa es combinar muebles en dos colores o materiales que rompan con la uniformidad. Los armarios blancos van muy bien con acabados en maderas, tanto claras como con variedades más oscuras. Si quieres darle un toque de modernidad, escoge puertas lisas con tiradores embutidos y añade detalles en acero inoxidable. Cocina proyectada por MC Cocinas con muebles laqueados en blanco y en madera de nogal, de la firma Logos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Concentra todos los armarios a lo largo de una pared

Esta distribución es una solución perfecta en cocinas de planta muy estrecha, o bien cuando se desea disponer de espacio para insalar una zona de comedor más holgada. Éste es el caso de esta cocina, donde se agruparon en el frente que cuenta con un ventanal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Cada zona de la cocina precisa una iluminación específica

Lo mejor es alternar la luz general en el techo con luces puntuales en las superficies de trabajo y de cocción. Para este último caso puedes escoger entre varias soluciones: una campana extractora que incorpore luces, un riel con focos orientables o bien halógenos empotrados que proyecten un haz directo sobre sartenes y cazuelas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
No escondas los electrodomésticos más bonitos en un armario

Deja que decoren la encimera. Colección Beech de la firma Morphy Richards: tetera y tostador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Reserva un rincón de la cocina para ubicar una zona de comedor

En este caso, en la pared libre de muebles se colocó una mesa extensible acompañada por un par de sillas. Para ganar comodidad, el ambiente se completó con una serie de estantes y armarios donde guardar la vajilla, de manera que con un simple gesto la mesa está preparada. Muebles, de La Oca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
¿Sabes ya dónde vas a poner el microondas?

Normalmente, se instala en una columna junto con el horno; pero como este tipo de módulos tienen gran capacidad de almacenamiento, a veces, conviene colocarlos por separado y destinar el mueble en columna a despensero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
La despensa

A la hora de planificar la distribución de tu cocina, procura reservar un frente para ubicar la zona de despensa. En esta cocina se organizó alrededor del mueble en el que está integrado el horno con armarios que van de suelo a techo. Para optimizar al máximo su interior, conviene que tengan estantes de diferentes alturas, o que se regulen con facilidad, para almacenar todo tipo de productos. También se aprovechó esta pared para colocar un módulo escobero: guarda las escobas y fregonas en la zona inferior y los detergentes, en la superior para evitar que estén al alcance de los niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Sitúa el fregadero cerca de la zona de cocción

Y de la nevera y el lavavajillas, para que puedas lavar cómodamente todos los alimentos y limpiar el menaje sin dificultad. Si tienes espacio, elige un fregadero que incorpore dos senos -uno para lavar y otro para aclarar- o bien uno pequeño adicional, como el de la foto, para escurrir las verduras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Los cajones, ordenados

Uno de los accesorios que nunca puede faltar en una cocina es un cubertero para tener ordenados tanto los cubiertos de diario como los utensilios habituales que se emplean para guisar. En este caso se eligió un modelo realizado en acero inoxidable, a juego con los tiradores de los muebles, pero en el mercado los encontrarás de otros materiales. Eso sí, procura que sea resistente a las manchas y muy fácil de limpiar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Plano de la cocina

La ubicación de puertas y ventanas condicionó la distribución de esta cocina. En la pared donde están las ventanas se agruparon todos los muebles, con la placa, el fregadero y el lavavajillas; justo en frente se creó la zona de comedor. Entre dos de las puertas de organizó la despensa. Por último, el frigorífico se instaló próximo a la zona de trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas