Inspiración: bodegas en casa

Sibaritas, iniciados y aficionados al vino comparten pasión por la enología y el complejo universo que gira en torno a tan preciado elixir. Tal vez llegó la hora de organizar tu particular bodega. ¿Te animas?

Cómo guardar el vino para mantenerlo perfecto.

- La temperatura: El lugar escogido para almacenar las botellas de vino debe contar con una temperatura entre los 13 y los 16 ºC. Además, es muy importante que no existan variaciones del termómetro; por eso la calefacción es una gran enemiga del vino. Un trastero en el sótano puede ser una excelente opción como bodega. 

- La luz: ¡Cuidado con los lugares luminosos! La luz natural constante sobre las botellas de vino puede arruinar su contenido. De ahí que los cristales elegidos para su embotellamiento suelan ser verdes o marrones oscuros y casi opacos, con el objetivo de evitar los rayos UVA tan dañinos para la conservación del vino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
A la mesa

Es importante servir el vino en las copas adecuadas, grandes y de cristal transparente. Añade unas a tu mesa de fiesta sin preocuparte de combinarlas con tu cristalería de siempre: con la mezcla, ganarás en dinamismo y equilibrio.

Vasos de colores, de Christofle. Decantador de cristal, de Riedel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mis consejos

BOTELLAS EN REPOSO

Al contrario de la creencia popular, rotar las botellas con cierta periodicidad no beneficia en absoluto al vino. Éste prefiere reposar tranquilo, libre de vibraciones y movimientos bruscos.

LA HUMEDAD

El cierre de la botella, una vez que el vino es envasado, debe ser hermético; por eso, es fundamental apostar por un ambiente con una humedad del 70 u 80% como mínimo, donde el corcho mantenga su elasticidad permanente y no se agriete.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antigoteo

Son más que frecuentes los manteles con manchas imborrables provocadas por el vino, especialmente el tinto; evítalo con un sistema antigoteo adecuado. Los hay en forma de anillo para el cuello de la botella, los discos de aluminio que encajan en la boca o los dosificadores. El de la foto es de la firma Rosendahl.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sin mezclar

¿Te gusta probar diferentes vinos durante la cena? El orden correcto es empezar por los blancos y después, pasar al tinto para terminar por el más añejo; lo más importante es destinar una copa para cada vino. Para diferenciarlas, en Lavinia encontrarás estos marcadores de colores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La oxigenación

Las características sensoriales del vino se acentúan al entrar en contacto con el oxígeno. Según su variedad y años de crianza convendrá dejarlo oxigenar más o menos tiempo antes de consumirlo. Se puede abrir la botella o servirlo en un decantador.

Los vinos blancos, por ejemplo, se pueden servir sin esperar, mientras que los reservas necesitan unos 20 minutos de oxigenación y los gran reserva entre 30 y 60 minutos, para respirar. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vino en cava

Almacenar pocas botellas de vino en casa durante unos meses es fácil, pero para crear una pequeña bodega que perdure en el tiempo son necesarias unas condiciones especiales de humedad, luz y temperatura difíciles de encontrar en un piso tradicional.

En este caso lo más aconsejable es adquirir una cava de vino de un tamaño adecuado a nuestras necesidades. Este modelo es de Miele.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De copas

Nada marida mejor con un buen vino que la copa adecuada; tanto es así que sus características pueden, incluso, alterar el sabor del caldo.

La copa ideal debe ser de cristal liso y transparente, con el borde fino y el tallo alto, para sostenerla sin calentar su contenido, y con el cuerpo más ancho que la boca, para apreciar
los aromas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La posición

La primera recomendación para conservar el vino es su ubicación en horizontal; las botellas deberán guardarse tumbadas para que el corcho esté siempre en contacto con el vino y evitar grietas en el tapón, lo que garantiza su hermetismo.

Botellero, de la firma Eco Tibo Design, de venta en Dawanda. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas