Una cocina con muebles blancos

El empleo de tonos neutros transforma esta cocina, amplia y luminosa, en un acogedor espacio donde diseño y funcionalidad van de la mano.

image
1 de 6
Diseños originales

En el centro de la cocina se dispuso una península que integra al mismo tiempo zona de trabajo, de cocción y office.

Destaca la práctica encimera de granito de 8 cm de grosor con corte asimétrico y, en el techo, dos campanas de diseño, de Elica, que iluminan a la vez que extraen los humos. Los muebles son exclusivos de Línea 3 Cocinas. Electrodomésticos, AEG. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Claves decorativas

La elección del blanco en las cocinas supone un acierto seguro porque da sensación de orden, limpieza y, además, multiplica la luz. Para evitar caer en el tedio, conviene jugar con los volúmenes y con pequeños toques de color.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
El color en los detalles

Como contraste al blanco se eligieron puntos focales para llamar la atención: la calidez de la madera, la frescura del amarillo o el guiño vintage de la tipografía de la lista de la compra.

Encimeras: gris, de Techlam y gruesa, de granito brasiliano Portobello, de Naturamia. Ambas, del Grupo Levantina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Un techo protagonista

Los techos a doble altura dan profundidad y son atractivos. Aquí, el centro se ha pintado más oscuro y se ha instalado una iluminación led entre uno y otro.

Campanas extractoras con iluminación, de Elica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Suelo hidráulico

Las baldosas hidráulicas en el suelo están de plena actualidad. Este diseño de Saloni, inspirado en ellas, se ha dispuesto de forma irregular y en dos tonos suaves para evitar recargar el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Con península y dos espacios diferenciados

El estudio de interiorismo Línea 3 ideó este proyecto para la edición de Casa Decor Madrid 2014. Su distribución en península hace que tenga dos zonas diferenciadas: un área de trabajo y otra de descanso, que invita a relajarse y disfrutar de la cocina.

1. Almacenaje  y electrodomésticos. En uno de los frentes se instalaron muebles con puertas para almacenaje, una hornacina para los pequeños electrodomésticos y dos hornos. A continuación, un armario profundo con fondo acristalado oculta la zona del lavadero. 

2. Península. En el centro de la cocina se dispuso una amplia península con encimera de granito, dividida en zona de trabajo, con el fregadero y la placa de inducción, y office, para lo que cuenta con tres taburetes altos.

3. Aparador y estantería. Junto al lavadero se colocó un aparador que deja a la vista los platos y la cristalería. Detrás de los taburetes se colocaron una pizarra y unos estantes para libros que conforman el atractivo rincón vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas