Cocina con isla y comedor

Tras derribar muros, esta cocina ganó un espacio magnífico para aunar tareas culinarias, comedor y vida social en un ambiente acogedor y sereno.

image
1 de 6
Despejada, luminosa y, a la vez, íntima.

El objetivo era lograr una atmósfera acogedora que transmitiera sensación de limpieza. Los muebles blancos y la encimera, realizada en Corian del mismo tono, multiplica la luz que entra a través de las ventanas. Sin embargo, la barra de madera y el suelo -a base de tablas de roble enceradas, con diferentes anchos y largos para emular las cocinas antiguas- envuelve el ambiente en calidez. 

Los dueños querían una zona que sirviera de nexo entre el comedor, a la derecha, y la zona de cocción, a la izquierda. La isla, con una gran superficie de trabajo, se remató con una barra de madera de roble y taburetes de enea.

Alrededor de ella, los amigos colaboran en la preparación de los platos o, simplemente, charlan mientras esperan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
¿Qué hace un fregadero auxiliar en la isla?

Facilita la limpieza de los alimentos en la zona de trabajo, lo que evita recorrer la cocina con verdura o pescado en la mano. El micro y el horno, ambos de Whirlpool, se alinearon para que todos los miembros de la familia pudieran trabajar simultáneamente sin estorbarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Arte en la cocina

El lienzo tamaño XXL en la pared nos indica que la zona de comedor es especial. La mesa de roble extensible -para invitar a muchos amigos- y las sillas blancas armonizan con el resto de la cocina.

En www.furnet.com encontrarás cuadros de flores sobre lienzos en impresión digital king size. Sillas similares, en Ikea. Oliva Iluminación dispone de una lámpara parecida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
El color estrella

Las piezas de cerámica roja en alto brillo, a la izquierda, rompen el predominio del color blanco. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Zócalo rojo

Al instalarlas en horizontal -cada una mide 40 x 8 cm- y con llaga blanca, se acentúa la sensación de amplitud. El zócalo que forman tiene la altura necesaria para crear una divertida nota de color en la cocina y, de paso, protege la pared de salpicaduras tanto en la zona de cocción como en el fregadero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Dividida en tres ambientes relacionados

Cuando los propietarios de esta casa la adquirieron, derribaron muros para organizar una cocina de grandes dimensiones. La nueva planta, de algo más de 50 m2, se planificó en tres zonas que, aunque tienen su función teórica
-cocción, desayuno y comida- se funden gracias a una distribución diáfana.

1. COMEDOR. Ubicado a continuación de la isla, tiene personalidad propia gracias a la decoración, más sofisticada que la habitual en un office. El lienzo en la pared y la lámpara crean una atmósfera íntima alrededor de la mesa de madera, extensible, y las sillas blancas. 

2. ISLA CENTRAL. Ejerce como módulo de transición entre la zona de trabajo y el comedor. Con un fregadero auxiliar y una amplia superficie de trabajo extra, cuenta con cajones y gavetas donde tener a mano utensilios y cazuelas. Desde la encimera surge una barra que se prolonga en forma de L hacia el comedor y se completa con taburetes.

3. ZONA DE TRABAJO. Está formada por armarios colocados en forma de L que se extienden a lo largo de la pared más larga y debajo de las ventanas. La placa se situó a continuación de la puerta de entrada y el fregadero, con vistas a la terraza y el jardín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas