Una cocina luminosa en blanco y acero

Sus generosas dimensiones y la excelente iluminación natural marcaron el proyecto de esta cocina luminosa, dividida en dos zonas, trabajo y comedor de diario, y decorada en blanco y acero.

image
1 de 8
El blanco en esta cocina potencia la luz natural

La abundante luz que llega del jardín se matizó con estores tipo screen, es la seña de identidad de este ambiente. Conseguir un espacio funcional no suponía un reto con una planta de estas características. Para ello, el mobiliario, de líneas sencillas, alterna blanco con algún frente en acero, como las gavetas que quedan bajo la zona de cocción. Este material se prolongó en el frente para proteger la pared de salpicaduras. Muebles, de la firma Arclinea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Estética indistrial

En esta vista se aprecia el aire industrial de la cocina. Un ambiente totalmente neutro por el predominio del blanco tanto en las paredes, como en la encimera y en el mobiliario. El tono gris suave del suelo combina con los detalles en acero. Placa de cocción, de la firma Gaggenau. Campana extractora, de Gutmann.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Prácticos módulos para guardar

Un módulo bajo de cajones dibuja una L para separar la cocina de la zona de comedor sin entorpecer la vista de los espacios. En la misma esquina, una columna con puerta de persiana de acero oculta los pequeños electrodomésticos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Cajones bien organizados

En unas gavetas de gran capacidad con clasificadores se organiza la vajilla de forma ordenada y accesible, sin que los platos se muevan al abrir los cajones. Los tiradores embutidos facilitan su apertura con un efecto muy limpio del frente. Los cantos están acabados en madera, y la encimera se prolonga en el lateral del módulo final. Encimera de 2 cm en blanco, de Silestone.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Toque de color en el office

En el espacio reservado al comedor, junto al ventanal, se prefirió crear un ambiente más cálido, conseguido con un toque de pintura en una de las paredes en granate vivo. Su intensidad tiñe el comedor, decorado con una mesa rectilínea y cuatro sillas. La unidad en el mobiliario lo integra en la decoración, con un módulo volado y otro alto que completan la composición y rentabilizan el espacio. Lámpara Global, de Flos. Mesa, de la firma Pilma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Detalles que decoran la cocina

Sin estridencias, aunque con contrastes acertados. En el comedor, el diseño curvo de las sillas y la lámpara de techo en forma de globo rompen con la linealidad predominante y el color se hace hueco y toma protagonismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Frente de electrodomésticos

Frente a la zona de cocción y el fregadero, todo un mural de muebles de suelo a techo parece fusionarse con la pared. En él se han colocado el frigorífico side by side, el microondas, dos hornos y una cafetera en un pequeño vano abierto en el centro, que rompe con la linealidad. Frigorífico, de GE Electrodomésticos. Los hornos y microondas son de la firma Küppersbusch.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Plano: cocina de 29 m²

La interiorista Fanny Brancós supo aprovechar al máximo el espacio de esta cocina, de orientación este-sur y rodeada de jardines. Un proyecto funcional, ideado para utilizar la estancia a diario con todas las comodidades y disfrutar de las comidas en familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas