Una cocina con aires country

Nos gusta su isla central, las zonas de almacén a la vista y la encimera negra, que rompe el predominio de los muebles blancos y nos indica, de una simple ojeada, dónde se trabaja.

Nada más ver esta cocina, apetece ponerse el delantal y comenzar a elaborar una receta. ¿Cuál es el secreto que la hace tan acogedora como para no querer salir de ella? Los muebles, blancos, parecen decir: “aquí se respira limpieza”.Y su estilo, con frentes de madera alistonada y tiradores retro, evoca las cocinas de nuestras abuelas, en las que el repiqueteo de una cazuela anunciaba ese guiso con el que solo ellas sabían seducirnos.

El fregadero de porcelana, por debajo del nivel de la encimera, potencia esa mirada al pasado. Pero lo que más atrae es la multitud de zonas de almacén: la mini estantería en la pared de la izquierda y los utensilios de uso diario sobre las baldas de la derecha indican que, cuando decidas ponerte manos a la obra, todo estará a tu alcance.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina con dos zonas

La incomodidad de no saber dónde cortar la zanahoria por falta de espacio se evita aquí con dos frentes de trabajo: el primero, adosado a la pared y con el fregadero incluido, y el segundo, una isla que cuenta con luz y con una barra para colgar el paño.

El frente de la pared se completa con baldas y con un mueble alto que combina vitrinas y un armario; todos, con poco fondo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles que ayudan a trabajar más feliz entre pucheros

Añade complementos que te gusten, aunque su lugar habitual no sea la cocina: ¿qué tal un cuadro, o un candelero? Y para dejar mensajes o anotar futuras compras, nada como un armario con el frente de pizarra.

Este es de Car Möbel. En 78 x 66 x 201 cm (479 € aprox.). Lámina enmarcada, de House Doctor (79,10 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una balanza como las de antes

Añade un toque de color a la cocina con una balanza de inspiración retro en color rojo (29 € en Maison Artist).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles de cocina por módulos

Los muebles con diferente ancho sacan más partido al espacio.

Muebles: alto, en 175 x 38 x 65 cm (399 € aprox.); bajo con fregadero, en 155 x 65 x 90 cm (1.199 €) y bajo individual, en 76 x 65 x 90 cm (359 € aprox.). De Car Möbel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una isla de trabajo con mesa extraíble

La isla rentabiliza el espacio central de la cocina que, sin ella, se desaprovecharía. El módulo, con cajoncitos y estantes, incluye una mesa extraíble en el lateral.

La mesa extraíble, unos centímetros más baja que la isla, tiene el tamaño ideal para desayunos. Cuando no se utiliza, se oculta dentro de la isla y la circulación resulta más fluida por la cocina. Ten en cuenta que cualquier isla necesita su propia instalación eléctrica para colocar una lámpara que garantice una iluminación óptima.

Lámpara de House Doctor (244,80 €). La isla mide 92 x 120 x 75 cm, y la mesa, 60 x 86 x 76 cm (879 € todo en Car Möbel).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara tipo foco

Para ver mejor lo que cocinas, lámpara, de HK Living (350 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una coqueta y práctica estantería

Tu libro de recetas preferido, el reloj para medir los tiempos, la radio que te hace compañía... Son objetos que no suelen tener un lugar específico asignado en la cocina.

Esta estantería, con tope para evitar caídas inoportunas, es perfecta para ellos. De Car Möbel, en 76 x 25 x 120 cm (159 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración retro

Como las antiguas botellas de leche (3,90 € en Happyideas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas