Zona de lavado y plancha en azul

No hace falta tener una habitación especial para crear una zona de lavado y plancha. En este caso, los propietarios transformaron un trastero de 1,50 m de ancho en un espacio útil donde colocar la lavadora, la secadora y la tabla.

image
1 de 7
la distribución

Cuando la habitación es estrecha, conviene situar los muebles en línea: así no se dificulta el paso hacia el fondo. En este caso a la izquierda se colocó un mueble con un cajón y dos gavetas, la pila con un mueble debajo para guardar los productos de lavado y plancha y a continuación la lavadora y la secadora. Todos se cubrieron con una encimera que ofrece una buena superficie de apoyo. Junto a la ventana se dejó una zona libre para situar la tabla y planchar con luz natural. Encimera Pronomen de Ikea. Tabla de plancha con bandeja (en MDM).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Incluye una pila de lavado y un grifo de caño alto

Es práctica para lavar a mano prendas delicadas o quitar una mancha persistente. Si el grifo es alto, estas tareas te resultarán menos engorrosas. Fregadero, en 40 x 40 cm y grifería en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Griferías y trituradores

Reserva un espacio para la ropa en espera de plancha Las gavetas que se utilizan en la cocina son perfectas, ya que al ser altas, ofrecen una buena capacidad de almacén. Módulo Faktum con puerta Stat de Ikea, con dos gavetas. Toallas, de MDM.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
¿Quieres darle un toque más original a la pared?

En el mercado encontrars transferibles que imitan azulejos antiguos, grecas, etc. Se pegan sobre la pared con agua, sin necesidad de pegamento ni obra y se pueden lavar. Transferibles, en Osaka.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Haz un pequeño zócalo con azulejos de gres.

Así protegerás la pared de salpicaduras de agua y podrás dejar la plancha junto a la pared sin temor a que el calor dañe los revestimientos. Azulejos de gres, de Villeroy & Boch (de venta en Bloque Baño).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Selecciona la pintura de la pared con criterios funcionales.

La acrílica se puede lavar con lejía y es muy resistente. Si la pared tiene irregularidades, las ocultarás mejor con un acabado mate. Pinturas acrílicas de Farrow & Bowl.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Completa la zona de lavado y plancha con un tendedero plegable.

Su ventaja es que, cuando no necesites utilizarlo, se cierra y se guarda plegado en cualquier rincón sin apenas ocupar espacio. Tendedero plegable de madera con bolsa para guardar las pinzas (en MDM). Sábanas, de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas