Cocinas con comedor para todos los gustos

En la constante búsqueda de nuestros orígenes, la cocina recupera el protagonismo de antaño; para ello gana en metros y exhibe comedores aptos para toda la familia.

image
1 de 12
Una cocina blanco y madera

Una sugerente contraposición de acabados y estilos rompe con la monotonía en este ambiente tan atractivo. Es una excelente propuesta del Estudio de Decoración Mestre Paco, que decidió despejar el centro adosando los muebles a las paredes; el espacio libre se comparte a medias entre una isla dotada de zona de cocción y un precioso comedor. La meditada elección de la mesa CH 318 y las sillas Y-Chair, editadas por Carl Hansen & Son, fue clave para el éxito final.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
A mesa puesta

Mejorar el aspecto de la mesa del comedor si está dañada por el paso del tiempo o si no encaja demasiado en la decoración es posible y fácil de conseguir si se mantiene vestida. Para ello los manteles de lino en tonos neutros son estupendos, por su elegancia y versatilidad; otra opción es decantarse por caminos de mesa en lugares puntuales. Como decoración complementaria bastaría con unas flores frescas durante el día y unas velitas para las noches. Sillas, de La Inmaculada Concepción. Muebles realizados por Deulonder.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Cocina con vista al pasado

Una evocadora inspiración provenzal impregna de encanto y calidez esta cocina, que emula las de las casas de campo antiguas. Desde el suelo de damero hasta las ventanas de madera o la campana de obra refuerzan esta sensación; aunque la pieza principal es, sin duda, el gran comedor equipado para seis comensales con sillas Thonet y menaje, de Becara. La mesa
de madera maciza se compró en Living Etc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Un office con vistas al jardín

Siempre que la distribución de la cocina lo permita, la mesa del comedor debe estar cerca de una fuente de luz natural. En esta cocina se logro, además, la fusión con el exterior gracias a un cerramiento de cristal con marco de madera; una garantía de amplitud visual y de luminosidad. Lámpara, de Vinçon. Mesa y sillas, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Una cocina con office, moderna y funcional

La elección de taburetes bajos sin respaldo para acompañar la mesa permite esconderlos debajo de la misma mientras no se necesiten, lo que libera el espacio alrededor y facilita el trasiego habitual de la cocina. Es una propuesta muy interesante en cocinas de planta cuadrada con espacio libre en el centro; la clave para integrar los muebles es elegirlos de los mismos acabados y colores que el resto de armarios. Mesa y taburetes, de Simsun. Alfombra, de Maison de Vacances. El menaje y las copas son de Vinçon.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Un office con muebles recuperdos

La tendencia del Do it Yourself alcanza todas las habitaciones de la casa. ¿Por qué no a la cocina? Con una pequeña inversión es fácil darle un aire nuevo a nuestro office. La pintura es la principal aliada, con ella puedes actualizar el aspecto de las sillas de madera e, incluso, atreverte a pintar una de cada color; quedará genial. Si optas por esta idea tan colorista, lo adecuado es elegir el resto
de los muebles de color blanco, para evitar las estridencias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Materiales ligeros

La distribución de esta cocina de planta alargada se solventó con dos frentes opuestos que dejaron un pasillo de poca holgura para el comedor de diario. Como solución se optó por una mesa rectangular acabada en acero, muy actual, y cuatro sillas de cromo y metacrilato; la idea era lograr un ambiente de gran ligereza que pasara casi desapercibido. Sillas modelo Tobias (59,99 € c/u), mesa Torsby (129 €) y lámpara Melodi (16,99 €), de Ikea. Mantel, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Comedor ambivalente abierto al salón

La comunicación de la cocina con el salón mediante un vano abierto posibilitó la ubicación de un solo comedor válido tanto para comidas de diario como para las formales. Con esta solución el salón se despejó, lo que permite contar con varios ambientes. Una idea estupenda para integrar la mesa en ambos espacios fue alternar sillas de estilos dispares; unas de plástico giratorias, propias de cocina, junto a otras de madera, más cercanas al salón, dan un resultado sorprendente. Todas proceden de Accions.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Un office separado de la cocina

Un tabique de madera con cuarterones de cristal es una excelente opción para lograr unidad visual entre la cocina y el office; si está equipado con una puerta de paso se podrán independizar ambas zonas para evitar la salida de humos o el olor a comida en momentos puntuales. Esta propuesta, de Deulonder, la vimos en la última edición Casa Decor en Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Un office mini

Por pequeño que sea el espacio, contar con una zona para comidas de diario es práctico y resolutivo. En el caso de cocinas de dimensiones reducidas, la opción más acertada son las barras que pueden ir bien adosadas al final de la encimera o a la pared; la gran ventaja es que se pueden encargar a medida de la longitud y el ancho exactos del espacio disponible. En este caso, un sencillo estante volado de madera bajo la ventana y dos taburetes tipo bar forman un rinconcito agradable. Taburetes Ingolf, de Ikea (49,99 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Cocina con isla multifunción

Los módulos multifunción suplen con elegancia y versatilidad la ausencia de metros en ciertos espacios. Para la cocina, por ejemplo, nada como una isla central bien equipada, como esta de la firma Maisons du Monde. Consta de tres cajones y tres armarios por una cara y por la otra, de una encimera plegable que, abierta, se convierte en una estupenda barra para comer. Se vende además con dos taburetes a juego. Es el conjunto Zinc y cuesta 699 €.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Combinación de estilos

Un comedor de eclecticismo sugerente llena de peculiaridad esta sencilla cocina equipada con muebles lisos laminados en color blanco. Sin arriesgar en exceso se contrastó una mesa de madera maciza antigua con las míticas sillas Eiffel, diseñadas por Charles Eames. Una lámpara de metal rojo, de marcado aire retro, completa con acierto el pequeño office ubicado junto a la ventana. La lámpara colgante se adquirió en Batik Interiores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas