Una cocina con muebles de persianilla

Hazte con muebles realizados en materiales fáciles de limpiar y que resuelvan el problema de almacén. En esta cocina se optó por muebles polilaminados en crema, algunos de ellos, con persianilla.

image
1 de 4
Muebles polilaminados

Los polilaminados son resistentes y se limpian con un paño y agua jabonosa. Si no puedes dedicar mucho tiempo a mantener la cocina, opta por módulos con puerta, que mantengan el interior a salvo de polvo y salpicaduras. En cuanto a colores, la combinación de armarios blancos con encimera de madera clara es luminosa y no cansa con el tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Módulo para el pan

En un módulo extraíble como éste podrás guardar el pan cada día sin riesgo de que las migas caigan al suelo. Tiene el mismo fondo que la encimera, por lo que aprovecha al máximo el espacio, y también incluye bandejas para colocar conservas, especias o botellas. La bolsa se sujeta con corchetes para facilitar su limpieza. Módulo, de Xey.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Puerta de persianilla

Este tipo de módulos no ocupa espacio al abrirse y sólo deja al descubierto la balda que se necesita, manteniendo el resto a salvo de grasa. Como son altos y con poco fondo, tienen mucha capacidad de almacén y no restan casi espacio a la encimera. Módulos, de la firma Xey.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Escurridor

¿Tu cocina ya está repleta? Los accesorios que se cuelgan de una barra fijada a la pared te solucionarán el problema. De Bossia: barra de acero, en 60 cm, escurridor y soporte para notas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas