Crea una zona de plancha

Te damos las claves que te ayudarán a lograr un espacio cómodo donde almacenar la ropa limpia, además de la tabla de planchar y otros productos necesarios para esta labor.

image
1 de 4
Decora el cuarto de plancha en colores claros y suaves

Elige materiales naturales, como madera laqueada en tonos claros, y fibras naturales; las cestas son ideales para que la ropa permanezca ventilada. Resuelve la iluminación general con focos o apliques que dirijan la luz directamente sobre la zona de trabajo. Este cuarto de plancha ha sido proyectado por el equipo de Deulonder.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Estudia muy bien la distribución

Lo más importante es destinar todo un frente de la habitación a zona de plancha y almacén. Mide bien el espacio y diseña una composición al milímetro; en ella puedes combinar módulos de cajones, estantes y una barra para colgar la ropa, como se hizo en este mueble diseñado por la firma Deulonder. Si dejas el resto de la habitación despejada, te será más fácil moverte y sacar el carrito de la plancha. Además, puedes instalar un armario empotrado en otro frente contarás con espacio extra para abrigos, trajes de otra temporada...El de la foto tiene puertas de madera y cristal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Saca partido al espacio con cajones y cestas forradas

Te resultarán muy prácticos cerca de la tabla para guardar los objetos pequeños y almacenar la ropa limpia sin planchar. En este caso, además, el módulo se encajó bajo una encimera que permite tener a mano el agua para la plancha y el apresto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Plano del cuarto de plancha

1.- Barra para colgar. Reserva un espacio de 1,05 m de alto para colgar camisas, faldas y pantalones. Procura dejar unos 15 cm de distancia entre la barra y la parte superior de este hueco para que puedas acceder cómodamente a las perchas.
2.- Cajones y baldas. Deja un compartimento de 0,90 m de alto y 0,85 m de ancho para un módulo de cajones -donde podrás guardar un costurero-, y estantes para la ropa recién planchada. Una solución más estética es ponerla en cestos de mimbre; eso sí, deben ir forrados para no enganchar las prendas.
3.- La tabla de planchar. En este caso va sobre un carrito con ruedas, muy práctico ya que, además de ocultarlo en el armario cuando no lo necesites, en su interior podrás guardar la ropa sin planchar y los productos necesarios para esta tarea. Para planchar con comodidad, la tabla debe medir 40 cm de ancho x 1,35 m de largo y su altura debe ser de 85 cm.
4.- Bandejas extraíbles. Organiza un cuerpo de 1,95 m de alto y 0,80 m de ancho con una balda fija y varias extraíbles para almacenar la ropa de cama y las mantelerías dobladas. Deja entre ellas una distancia mínima de 0,20 m.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas