Una cocina reformada con office

Para ampliar esta cocina, muy estrecha, se decidió anexionar una habitación contigua y se creó una zona de office. El resultado: un espacio muy luminoso de 24 m².

image
1 de 7
Separa los ambientes

Una península delimita el office y la zona de trabajo en esta cocina de planta alargada. Para amueblarla, la decoradora Loles Armengol, artífice de la reforma, eligió unos armarios laqueados en verde y con acabado satinado, de la firma Eilin. La encimera es el modelo Blanco Zeus de 3 cm de grosor, de Silestone.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Organiza mejor la zona de trabajo

Para que no des paseos inútiles por toda la cocina transportando ingredientes y cazos de un rincón a otro, sitúa el fregadero, la placa de cocción y la zona de almacén de manera que formen un triángulo imaginario. Los expertos aseguran que ésta es la distribución más práctica. Tabla de cortar de madera y mármol (en La Porcelana Blanca).
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Personaliza la cocina

Planifica cada módulo en función de tus necesidades. Esta isla incluye una cajón para el pan y un compartimento estrecho para almacenar las bandejas. Balanza y tostador, de MDM. Encimera de Silestone en Mármoles Terrasa.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Elige el grifo adecuado

Si tienes un fregadero de dos senos, opta por un modelo de caño giratorio. Los monomando se manejan, incluso, con una mano ocupada. Fregadero de acero inox. de Eilin. Grifería Zedra, de Grohe de venta en Jorda Torrents.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Luz en el office

La iluminación del comedor es clave. Sitúa una lámpara sobre la mesa, pero si ésta es larga, búscala con dos pantallas en línea para que ningún comensal quede en penumbra. Lámpara, de Llums Fontvella. Mesa, de Carpintería Michavila. Sillas, de Tont. Menaje, de La Porcelana Blanca. Maceteros y geranios, de Ideal Flor.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Gavetas

Por su tamaño y peso, las ollas suelen ser difíciles de almacenar. Una gaveta es una excelente solución: tiene la altura perfecta para guardar las cazuelas y, como es extraíble, permite sacarlas sin tener que agacharse ni rebuscar en el fondo de un armario. Ésta, además, incluye un cajón interior para tener todas las tapas organizadas sin que se resbalen entre las ollas.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Plano

El office se consiguió al unir una habitación contigua a la primitiva cocina. La península separa cocina y office, e incluye un armario con poco fondo y puerta de persianilla para los electrodomésticos pequeños. Frente a ella se ubicaron el frigo y un armario escobero. El triángulo de trabajo se ubicó a continuación. La zona de lavado, formada por un fregadero y el lavavajillas, se colocó debajo de la ventana. Enfrente se situaron la placa, el horno y una superficie de trabajo. La zona de almacén se situó en la entrada, con armarios altos y bajos en la pared y un arcón congelador que permite abrir la ventana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas