Ideas para ganar un comedor de diario en la cocina (por pequeña que sea)

Un comedor de diario en la cocina evita desplazamientos y resulta muy práctico. Si te seduce la idea de tener uno pero no sabes dónde colocarlo, aquí encontrarás nueve ejemplos con mesas independientes, adosadas a la pared y barras, para que elijas el que se adapte mejor a tu espacio.

image
1 de 9
Un office en cocina cocinas pequeñas

Los muebles de obra te permiten crear un office a la medida. Resultan especialmente prácticos cuando la cocina tiene pilares o retranqueos que dificultan la ubicación de la mesa y los asientos. En otros casos, resuelven la distribución de un espacio irregular. Por ejemplo, esta cocina presentaba un estrechamiento hacia el final. El comedor se solucionó con un banco de obra, una mesa y un par de sillas, y se destacó colocando parte de los azulejos a cartabón. Para que contara con luz natural, uno de los tabiques se sustituyó por un panel acristalado. Mesa de Becara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Un comedor bajo la ventana

Ten en cuenta el sistema de apertura de las ventanas. Cuando el comedor se coloca junto a ellas, conviene que sean correderas, ya que con las de apertura abatible los comensales podrían golpearse cuando las hojas estén abiertas. Si tienes un jardín o una terraza junto a la cocina, opta por una mesa de exterior que sea plegable, así podrás trasladar el office al aire libre en los meses de verano. Lámpara, de Main Outlet.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Una cocina abuhardillada con office

Una mesa redonda no obstaculiza tanto el paso como un modelo rectangular. Además, si apuestas por un diseño que tenga una sola pata en el centro, no tendrás problemas a la hora de aumentar ocasionalmente el número de comensales, ya que podrás añadir más sillas alrededor de la mesa sin que las piernas de ningún invitado encuentren obstáculos. Las sillas que incorporan reposabrazos son muy cómodas, pero suelen ocupar más espacio que las que carecen de ellos. No olvides situar un punto de luz sobre la mesa para procurar la iluminación adecuada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Una barra para cocinas pequeñas

Realiza una barra de desayunos en el mismo material de la encimera. Si te encuentras con algún obstáculo, por ejemplo, una ventana a la que la presencia de una barra impediría abrir las hojas -como ocurrió en esta cocina decorada por María Lantero, de la tienda Málamo- sólo tienes que bajar unos centímetros la barra. No olvides prolongar la barra por el frente unos centímetros para proteger la pared de manchas durante las comidas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Cocina con barra de desayunos

Una barra con poco fondo soluciona las comidas rápidas. Aunque tu cocina sea pequeña, no renuncies a tener un espacio para desayunar o saborear un plato sencillo. La barra se adosa a la pared y, como sólo necesita 40 cm de profundidad, apenas ocupa espacio. Complétala con un par de taburetes, que se pueden ocultar debajo cuando no los utilices. En esta cocina, la decoradora Melota Lema, del estudio de Lourdes García de la Rasilla, prolongó la encimera de Duropal en una barra, y la ubicó bajo la ventana para que no resultara agobiante. Además, revistió la pared de la zona con Bolon a rayas, una fibra sintética muy fácil de limpiar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Cocina con península

Distribuye los muebles en forma de U y reserva un espacio para el comedor. Esta disposición con una península central facilita las tareas al tener las superficies de trabajo más cerca y, a la vez, libera espacio para colocar un office. El interiorista Josep María Grau ideó este diseño, en el que la península se prolonga en banco y una mesa realizados a medida por Ignasi Grau. Asegúrate de que entre el final de la mesa y la pared queden, al menos, 60 cm para no obstaculizar el paso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Aprovecha la luz de la cocina

Procura situar el comedor de diario junto a la ventana para aprovechar la luz natural al máximo. Si no tienes mucho espacio, adosa la mesa a la pared, como hizo en esta cocina Belén Martínez, diseñadora de la firma La-Z-Boy Galerías del Mueble. Para sentarte, decídete por unos taburetes que puedas guardar debajo cuando no utilices el office. Otra opción es colocar una mesa extensible y alargarla sólo durante las comidas. Mesa y taburetes, de Metasola.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Adosa la mesa a un mueble bajo de la cocina

El único inconveniente de esta solución es que no puedes colocar sillas alrededor de todos los laterales, por eso sólo se recomienda para comedores con pocos comensales. Con esta disposición puedes anclar la mesa al lateral de un mueble bajo, y sujetarla al suelo con una o dos patas situadas algo retranqueadas para que no choquen con las piernas. Además, si la ubicas cerca de la zona de cocción, te servirá como superficie extra de trabajo. Para integrar mejor el office en la cocina, elige el sobre de la mesa en el mismo material que la encimera. Mesa y muebles, de Nuzzi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Si tu cocina es amplia

y de planta regular, coloca la mesa de comedor en el centro ya que no tendrás problemas de paso. En este caso, la decoradora Raquel Alonso ubicó el office a una distancia que permitiera acceder sin problemas a los muebles de cocina, de Confort 2. En esta zona se evitó poner módulos altos para comunicar visualmente el triángulo de trabajo con el comedor. Mesa y sillas en Rústika Decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas