Esta cocina abierta al salón es el punto de encuentro ideal

Ganar amplitud y luminosidad, mantener el contacto visual y charlar con quienes están en la zona de estar, son ventajas de las cocinas open concept.

image
Miriam Yeleq

Contar con un muro de carga, imposible de eliminar en una reforma, obliga a pensar en la mejor manera de sacarle partido. Eso fue lo que ocurrió en este espacio, en el que el Estudio de Interiorismo Nuevento aprovechó ese vano existente para diseñar una cocina abierta al salón-comedor y darle mayor perspectiva.

En cuanto a los materiales, se priorizó la calidad ante todo; por eso se optó por suelos de gres porcelánico de gran formato para la cocina y tarima flotante de gama alta en el resto de la casa; ambos garantizaban un acabado excelente y una relación calidad-precio bastante aceptable. Se eligió una gama cromática neutra, en blanco y madera, que potencia la sensación de limpieza y calidez de la estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
En blanco y madera
Miriam Yeleq

Frente a la península se dispuso la zona de aguas y cocción, con muebles inferiores blancos sin tiradores vistos que se prolongan hacia la derecha en forma de esquina.

Los módulos superiores, con frentes de madera, dinamizan el ambiente. Mobiliario de cocina, de Arcomobel. Campana, de Frecan. En la encimera, tartera de cristal y bandeja de madera, de Zara Home. Los mini cactus junto al grifo son de Ikea.

El suelo de la península es la tarima flotante IMU 1855, de Quick-Step.

Almacenamiento en columna
MIRIAM YELEQ

El pasillo entre la zona de cocción y la península va a desembocar en todo un frente de muebles en columna donde algunos electrodomésticos quedan ocultos, como la nevera panelada, o a la vista, como los hornos.

Solado de gres en 120 x 60 cm Titán gris, de Grespania. Frigorífico y hornos, de Bosch. Paños de cocina, de Zara Home.

Superficies de trabajo
MIRIAM YELEQ

Los foodies de la casa están encantados con las múltiples áreas de trabajo con las que cuenta la cocina.

La encimera, de Silestone, se extiende no solo por el frente de la pared en la zona de cocción, sino por el lateral próximo a la ventana ¡y también por la península!

Tazas y platos, de Casa.

Fregadero, grio y vajilla
MIRIAM YELEQ

Fregadero y grifo, de la firma Teka. Vajilla con cuadros estampados, de Zara Home.

Elemento separador
MIRIAM YELEQ

Una península, que sirve de superficie de trabajo y barra de desayunos con taburetes, separa la cocina del salón. Dos lámparas de diseño suspendidas iluminan la zona.

Encimera Zeus, de 2 cm de grosor, de Silestone. Taburetes altos, de MisterWils. Lámparas, de Aromas del Campo.

Plano y distribución de la cocina
Hearst Infografía

El estudio de interiorismo Nuevento diseñó y dirigió la reforma de esta cocina, abriéndola al salón para darle mayor amplitud y profundidad. La empresa HS Decor, especializada en Home Staging, se encargó de decorarla de forma funcional barra de desayunos.

1. Paralela a la zona de trabajo se creó una península que comunica la cocina con el espacio social contiguo, gracias a sus dos vanos laterales.

2. Área de trabajo. En forma de L y adosada a la pared, cuenta con fregadero, zona de cocción y una amplia superficie de trabajo en ambos extremos. El espacio para guardar se solucionó con muebles altos y bajos.

3. Almacenamiento extra. Se aprovechó todo un frente para instalar los electrodomésticos en columna —los hornos y la nevera— y armarios de suelo a techo.

CLAVES

Las cocinas integradas en el salón son una forma de reivindicar los espacios amplios, abiertos a la interacción, donde la isla o la península suele ser el elemento que une o separa.

El suelo también es un elemento diferenciador a la hora de delimitar cada ambiente.

En la cocina es esencial elegir un material resistente. Infórmate sobre los nuevos materiales arquitectónicos, como Neolith, Silestone, Dekton, Techlam… Sirven para suelo, pared, islas y encimeras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas