12 Ideas para incorporar a tu cocina una isla o una barra

Si lo tuyo es hacer recetas instagrameables, quizá ha llegado el momento de ampliar tu territorio foodie con una isla o barra de desayunos.

cocina moderna con península
Hearst

    Si tienes en mente ampliar los horizontes de tu cocina e incorporar una isla, una península o una barra de desayunos, te contamos cómo lograrlo con éxito. En la actualidad, cada vez tienen mayor presencia las cocinas modernas y funcionales, logrando una buena adaptación al espacio y proporcionando eficiencia para obtener la máxima comodida. ¿Te gustaría saber más? Descubre en este artículo las mejores ideas para que elijas el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.

    ¿Por qué tener una cocina con isla o barra?

    Para tener la cocina bien equipada, una isla es la mejor solución. Se convierte en el epicentro del espacio y proporciona funcionalidad. Se puede categorizar como un recurso alternativo para trabajar nuetras recetas; incluso, llega a ser una superficie amplia de trabajo donde se puede ubicar también el fregadero, la vitrocerámica y otros muebles de almacenaje.

    Por otro lado, debemos hacer mención especial a la barra. Se considera una superficie auxiliar que complementa a la encimera. En ella podemos desayunar, almorzar y, además, la podemos convertir en espacio de trabajo, es decir, como si tuviésemos una cocina con office. Sí que es cierto que son muy variados los modelos: estrechas, anchas, alargadas o cortas. Todo es cuestión de acertar con el tamaño, especialmente para las cocinas pequeñas con barra.

    Cualquiera de las dos opciones son, indudablemente, recursos resolutivos para el día a día. Al fin y al cabo, es un diseño original para la cocina, del mismo modo que también nos permite delimitar mejor los espacios y decorar la cocina para sacarle el máximo provecho, siendo una de las estancias en las que pasamos mucho tiempo.

    ¿Cómo equipar la cocina?

    En el caso de que tengamos una isla o una barra, es conveniente equipar con accesorios para una cocina moderna. Por supuesto, no pueden faltar los taburetes. Los hay en múltiples formatos: básicos, sencillos, con reposabrazos y respaldo, con asiento acolchado o de madera, etc. Con ellos, podemos hacer un uso práctico de la cocina en el desayuno o el almuerzo.

    Hay que tener en cuenta que la distribución de la cocina se debe basar en la funcionalidad. En ningún momento debemos caer en el desorden; por eso, es conveniente que tengamos los suficientes muebles para guardar el menaje y una encimera despejada para que trabajemos sobre ella.

    Las cocinas con isla suelen tener estantes u organizadores para que coloquemos platos, cuencos, utensilios y otros elementos de uso diario. A todo esto, hay que hablar también del diseño. Tanto la barra como la isla, no deben ser un impedimento para que deambulemos correctamente por el espacio, de ahí que atendamos con detalle cuál va a ser la organización interna.

    En definitiva, si quieres salir de dudas y elegir una cocina con isla o barra, te mostramos a continuación diferentes ejemplos para que recibas la inspiración.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    1
    Cocina con barra
    Hearst

    Puede ser solo para desayunar, para tener un fregadero o, incluso, para la placa de cocina. La Asociación de Mobiliario de Cocina recomienda separarlos entre sí 50 cm.

    Lo ideal es que la encimera tenga 90 cm de ancho —esta es de Corian— y que la campana se sitúe a 50-70 cm de la placa. En la zona de los taburetes, deja espacio para meter las piernas.

    2
    Diseño personalizado
    Hearst

    En cocinas pequeñas, instalar una barra es posible. Por ejemplo, con una encimera volada de poco fondo, como la de la imagen.

    La firma Cancio cuenta con la barra móvil Snack, que se coloca sobre la encimera, pero se desplaza hacia la izquierda y la derecha para crear una zona de desayunos de 2 o 3 personas.

    En cuanto a la altura, Schmidt recomienda unos 110 cm de alto para sentarnos con comodidad.

    3
    En península
    cocina con murete y península
    IKEA

    Se suele colocar de manera que dibuje una distribución en forma de L o de U, para rentabilizar el espacio. Esta cuenta con fregadero, zona de cocción y almacenaje.

    Un pequeño murete la separa del comedor y se eleva unos centímetros para que el agua no salpique en la mesa. Cocina modular Metod Askersund, de Ikea (1.855,94 €).

    4
    Para altos y bajitos
    Hearst

    ¿Qué ocurre si, en una casa, una persona mide 1,90 my la otra 1,55 m? Que el espacio de trabajo deberá adecuarse a ambas, gracias a islas con doble altura. Este modelo ergonómico cuenta en el módulo central con armarios de almacenaje, fregadero y un grifo extraíble, y también con una zona más baja. Isla Cooking Center, realizada a medida, con una encimera compact Nano Black. De la firma Schmidt.

    5
    Con buena luz
    Hearst

    Además de una iluminación general con leds, la barra necesita la suya propia. La firma de iluminación Krealo sugiere colocar lámparas suspendidas a unos 75-90 cm de altura.

    ¿Cuántas? Su número puede variar de 2 a 5, en función de las dimensiones de la barra o si en ella se encuentra la campana, que ya lleva luz incorporada. Los taburetes retro de estilo industrial son muy funcionales.

    Las firmas Santos y Schmidt recomiendan colocar una neutra y potente, de unos 4000 K, en la zona de trabajo, y otra más suave —alrededor de 3000 K— en la de la comida, gracias a reguladores de luz.

    6
    ¿Dónde colocamos el radiador?
    Hearst

    En la cocina ya hacemos tanta vida como en el salón. ¿Qué opciones hay para calentar este espacio y dónde es mejor instalarlas?

    Debajo de las ventanas, bajo la barra —lo ves en las dos imágenes de la izquierda— o mediante un sistema de suelo radiante, como aconseja el departamento de producto de la firma Santos.

    El hecho de que el horno o la placa estén cerca del radiador no influye a la hora de la instalación, siempre que las conexiones eléctricas sean correctas. La firma Hudson Reed recomienda no instalar la calefacción junto al frigorífico o el congelador, ya que se verán forzados a gastar más energía.

    7
    Abierta al salón
    Hearst

    En las cocinas integradas, una península cumple dos funciones: aumentar la superficie de trabajo y delimitar ambientes. Es lo que sucede con esta, que en la cara orientada hacia el estar presenta un diseño similar al de un aparador. Junto a ella, una zona más alta permite trabajar de pie.

    Ten en cuenta que los muebles bajos de 91 cm de altura resultan más cómodos y ergonómicos a la hora de preparar los platos. Cocina modelo Arcos, en color Avena, de Schmidt.

    8
    El punto focal
    Hearst

    Aislada en el centro del espacio, una isla en la cocina proporciona una superficie extra de trabajo y mayor capacidad de almacén.

    ¿Quieres que, además, atraiga todas las miradas? En el espacio Día y noche en cocina azul, proyectado por Cocinas Río en la última edición de Casa Decor, la interiorista Rosa Urbano ideó una isla espectacular, en latón con acabado cobre. La equipó con el fregadero Kubus KBG-110-50, de cuarzo y resinas negro, y con la grifería Active Neo, a tono; ambos, de la firma Franke (349 €) y (249 €) respectivamente.

    9
    Isla central
    Aquí Tu Reforma

    Una ventaja añadida de tenerla es que tu cocina se transformará en un nuevo espacio social. Si quieres instalar electrodomésticos, será necesario hacer obras de electricidad y fontanería.

    www.aquítureforma.com es una plataforma que cuenta con profesionales y en la que siguen tu obra para garantizar que terminará en el tiempo acordado.

    10
    A dos alturas
    Hearst

    Si tu cocina es extra large, como la de la imagen, puedes ganar una superficie extra de trabajo con una península.

    Nos encontramos con una bonita cocina con comedor, con un sobre similar a la encimera, pero a un nivel más bajo. Equipa el fregadero con un grifo de caño giratorio, que te facilite la tarea del aclarado, y eficiente, con aireador que limite el caudal del agua y evite salpicaduras, como el mezclador en negro mate Mencia, de Roca (197,23 €).

    11
    Medidas óptimas
    Hearst

    Si instalas en la isla el fregadero, ten en cuenta que la altura de trabajo ideal es aquella que queda 10 cm por debajo del codo y, el ancho, 60 cm. Los realizados en el mismo material de la encimera, como este, de Silestone, resultan fáciles de limpiar. Aprovecha su instalación para colocar el lavaplatos, aunque con tomas de agua y desagües independientes.

    Si planificas colocar en la isla la placa y el horno, la firma Santos recomienda prever en el suelo una toma de fuerza independiente, una base bipolar de 25 amperios con toma de tierra y un interruptor automático en el cuadro eléctrico.

    12
    Con comedor integrado
    Hearst

    Fíjate en la distribución de esta península: en la encimera se ha instalado el fregadero y en su trasera se ha realizado un banco de madera para convertirlo, básciamente, en un mini comedor con una mesa.

    La encimera, que también reviste parte de la pared en la zona de cocción, es la piedra sinterizada Pierre Bleue Silk, de la firma Neolith, inspirada en la piedra natural conocida como Le Petit Granit y disponible en 6 y 12 mm. Un material que, gracias a su resistencia y mínimo espesor, también se podría haber prolongado para realizar con él el banco.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Reformas