Cocinas abiertas con pasaplatos

Los pasaplatos comunican cocina y comedor dejando circular la luz entre ambos y evitando molestos paseos a la hora de la comida. Pero, además, pueden aportar ingeniosas soluciones decorativas para pequeños espacios.

Cocina con pasaplatos
Hearst
Con persianas.

¿Buscas una solución económica y decorativa? Abre un vano en la pared de la cocina y coloca una persiana que te permita independizar los ambientes cuando desees. Si quieres utilizar el pasaplatos como barra de desayunos, pero la habitación no es muy grande, remátalo con una encimera curva que no obstaculice el paso.

1 de 10
Gran tamaño.

En este caso, la cocina se comunicó con la zona de estar a través de un gran vano rematado con una repisa de mármol. Para cerrarlo, al tratarse de un hueco tan alto y ancho, se optó por unos estores enrollables que pueden subirse por separado en función de las necesidades. Es una solución del arquitecto José María Villalonga.

2 de 10
Saca partido a las características arquitectónicas de tu casa.

Así se hizo en este ambiente, donde el arco de obra que separa el salón de la cocina se aprovechó para instalar una práctica barra de desayunos acompañada por dos taburetes. Si decides llevar esta idea a la práctica, procura dejar un pasillo de, al menos, 70 cm para pasar cómodamente de una zona a otra. Para ocultar la cocina el arco se remató con una moldura de la que cuelgan unas persianas enrollables.

3 de 10
De madera.

A la hora de elegir la ventana pasaplatos debes tener en cuenta el estilo decorativo de ambas habitaciones. Así, en esta buhardilla de aire rústico, se instaló una ventana con perfiles de madera para que no desentonara con las vigas del techo. Ventana de pino barnizado en E. Codejón. Reforma proyectada por Belén Rúspoli.

4 de 10
En contraste.

¿Te gustaría convertir la ventana pasaplatos en un elemento decorativo más? Píntala en un tono que contraste y armonice con el de las paredes. Pero, para lograr que el resultado final sea lo más equilibrado posible, elige el mismo color que el del resto de la carpintería de la casa. Ambiente decorado por la interiorista Elena Freire.

5 de 10
De obra.

La redistribución del espacio con nuevos tabiques es una de las obras más comunes en una reforma. Si estás pensando en levantar uno que independice la cocina del comedor, aprovecha esta oportunidad para crear un práctico pasaplatos. Éste fue realizado por Atocha Puertas.

6 de 10
Integrada.

¿Cómo integrar una ventana de grandes dimensiones en la decoración? Elige perfiles de madera en el mismo color y acabado que el resto de la carpintería, y cristales transparentes para mantener los dos ambientes comunicados visualmente. Ambiente reformado por Cristina Baulenas y Cota Perfil 3D. Ventana.

7 de 10
Cristal traslúcido.

Una de las principales ventajas de los pasaplatos es que permiten el paso de la luz de un ambiente a otro. El problema es que ambos espacios pueden perder privacidad. Por eso, una buena idea es cerrarlos con ventanas de cristal traslúcido. Ventana de madera laqueada, con tres hojas y repisa en Ebanistería Codejón.

8 de 10
De guillotina.

Este comedor se comunica con la cocina mediante una ventana de guillotina; una solución ideal para habitaciones estrechas, ya que puede permanecer abierta sin convertirse en un obstáculo. Ventana de madera laqueada en blanco, en 1,30 x 1 m en Cerrajería California.

9 de 10
Cocina con pasaplatos
Hearst
Instala una encimera volada bajo el pasaplatos.

Así lo convertirás en una barra de desayunos. Ésta debe tener, mínimo, 30 cm de fondo para que puedas mover las piernas cómodamente. Para evitar que el olor de la comida pase de la cocina a la habitación contigua, cierra el pasaplatos con una hoja corredera; este sistema de apertura no restará superficie a la encimera. Siempre que la altura de la pared te lo permita, fija encima de la ventana una práctica balda. Ambiente reformado por María Canosa. Pasaplatos con puertas correderas de DM en Ebanistería Codejón.

10 de 10
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas