11 Comedores integrados (que querrás copiar)

Es una fórmula decorativa en alza, sobre todo en cocinas abiertas. Aunque la tuya sea de pequeño tamaño, encontrarás la manera de incorporar una zona para comer. Toma nota

Comedor integrado en la cocina
Hearst
1 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Crema, rojo y lila: un trío muy bien avenido

En una cocina sencilla se ganan muchos puntos si se utiliza una herramienta tan buena como el color. Es lo que se ha hecho en ésta, decorada con pinturas de Gancedo. El tono lila de la pared caldea un espacio sobrio, añade chispa y optimismo. No se ha pintado hasta el techo, que tiene gran altura, sino que se ha combinado con un crema para "bajarlo" visualmente. La mesa y las sillas coordinan con ese mismo tono, excepto la roja, que pone un brochazo divertido. Un recurso magnífico para romper la monotonía y dar gracia. ¡Genial!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Rincón íntimo

Una esquina de la cocina se puede convertir en un pequeño comedor de diario. Basta una mesita redonda tipo velador. Para sentarse, unas cajoneras cubiertas con una colchoneta harán las veces de banco y sirven para guardar cosas. Completa con un par de sillas shaker pintadas en un atrevido amarillo...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Madera y hierro

El comedor de esta cocina sigue las pautas del resto del mobiliario y se ha equipado con mesa de madera y sillas de hierro, tipo terraza. Los cojines de piel de vaca y la original lámpara son el guiño sofisticado de un ambiente ultranatural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Pintura para separar zonas

El elemento diferenciador de las dos áreas de la cocina es el color. El frente de cocción se ha pintado en un gris grafito de Bruguer, a juego con los armarios superiores e inferiores. La isla para preparar los alimentos y comer, tiene el mismo tono que la pared. El resultado de esta mezcla es un espacio dinámico y elegante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Encimera volada

A veces, es suficiente un tablero colacado sobre un murete o armario para montar un minicomedor en cualquier rincón. Tan resultón como práctico con los detalles adecuados: el frente lacado en amarillo, de Cass MaBelle Maison, y el precioso suelo de gres Guell-1, de Vives.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Estilo hygge

Si quieres un comedor con las claves estilísticas de esta filosofía que aboga por la casa como un acogedor refugio, esta propuesta de La Redoute es excelente elección. Rodéate de madera, de muebles con formas orgánicas y colores básicos, añade iluminación que invite a la charla y una alfombra suave sobre la que pisar descalzo. ¡Y que no falten las plantas verdes!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Black & White

Una apuesta atemporal que siempre funciona: la combinación de blanco y negro con toques de madera. Así se ha decorado esta cocina, con comedor en solo dos colores. Para resaltar la zona de cocción, un original frente de azulejos tipo hidráulico en vertical centra la atención, evita salpicaduras y "levanta" el conjunto. Gran opción de Schmidt Cocinas

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Muebles industriales y countries.. ¡buena mezcla!

Una gran mesa de acero con encimera de mármol se convertierte en el corazón de este espacio tan funcional. Es superficie de trabajo, centro de desayunos, almacén (gracias al estante inferior en el que se pueden colocar latas de alimentos, vajilla, etc.). Sus ruedas son un plus para poder moverla cómodamente. En el mismo acabado, la campana extractora y la cocina. La estética country, de armarios blancos y puertas molduradas se actualizan con el acero. El suelo es un laminado que imita a madera y resulta fácil de mantener.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Colores vitamínicos

El color de la pared, en un vibrante amarillo, es el auténtico protagonista en esta cocina en la que se ha utilizado una pintura de Gancedo. El espacio resulta energético y optimista. La mesa, de madera en bruto, las sillas de estilo rústico y el suelo de tarima completan un ambiente calido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
Comidas... ¡exprés!

Moderna y doblemente práctica, esta barra separa la cocina abierta del salón y sirve para desayunar y cenar a diario. Se ha panelado con tablas en gris claro envejecido, que queda de lujo con los taburetes negros de inspiración industrial y la alfombra de rayas. Es una idea de Leroy Merlin, fantástica para lofts.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Comedor integrado en la cocina
Hearst
El corazón de la cocina

El comedor es el centro neurálgico de esta cocina tan elegante, de Schmidt Cocinas. Una isla rodeada por armarios y con el extractor a la altura del techo. Para delimitar dicha zona, se ha elegido un suelo más cálido que ofrece un potente contraste con el resto, en tono oscuro y acabado brillante. ¡Pura sofisticación!.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas