Planifica bien el espacio de tu cocina: ejemplos con planos

Compara estos ejemplos con la planta y superficie de tu cocina para optimizar al máximo los metros disponibles y disfrutar de una distribución cómoda y funcional, sin renunciar a una zona de comedor: con una isla en el centro, en forma de L o de U, en un solo frente, etc.

image
1 de 12
Una cocina de 9,80 m²

Instalar muebles en tres de las paredes de la cocina te permitirá aprovechar al máximo el espacio del que dispones.

Si la planta presenta retranqueos o irregularidades, la mejor opción es recurrir a soluciones a medida. En este caso, por ejemplo, para salvar el pilar que queda en el centro de la estancia, la encimera se prolongó en una barra de desayunos. Además, el espacio entre las dos puertas de acceso se aprovechó con armarios que amplían la zona de almacén. Cocina proyectada por el estudio SC 21 Interiorismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Una cocina de 8,56 m²

La presencia de una isla en el centro de la estancia aporta una superficie de trabajo extra independiente.

En esta cocina, de 8,56 m², es especialmente valiosa, ya que sólo se pueden aprovechar con muebles dos de las cuatro paredes de la estancia: una cuenta con un enorme ventanal y la otra, irregular, se reservó para situar un comedor de diario. El retranqueo se independizó para ubicar una despensa. Muebles de cocina modelo Alfak, de Zelari de Nuzzi. Encimera de Silestone.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Una cocina de 14 m²

En dos frentes paralelos. Esta distribución es propia de plantas rectangulares, que tengan, como mínimo, 2,20 m de anchura. Lo más recomendable es instalar la zona de cocción y el fregadero en un frente y el otro, reservarlo para la de trabajo, nevera y despensa. Eso fue lo que se hizo en esta cocina, de 14 m², diseñada por BADD. Entre el frigorífico y la puerta de acceso se instaló una barra de desayunos. Esta pared se sustituyó por un tabique de cristal que garantiza la privacidad sin restar la luz que entra desde el recibidor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Una cocina de 11,2 m²

Si la planta de tu cocina es alargada, apuesta por una distribución en forma de U.

Lo único que debes tener en cuenta es que entre los dos frentes debe quedar libre una zona de paso con una anchura mínima de 1,20 m. Además, conviene que la placa quede en el centro, como se hizo en esta cocina. El comedor de diario se situó adosado a una de las paredes. Cocina proyectada por Mireia Garriga y Elena de Jaumar, de CreaArquitectura, con muebles en tono basalto, de la firma Doca y encimera, de Silestone. Campana y horno, de Bosch.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Una cocina de 18 m²

Con planta rectangular

En esta cocina se optó por distribuir los muebles y electrodomésticos a lo largo de tres frentes. Las zonas de fregadero y cocción se instalaron en ángulo, y la encimera se prolongó en una península que delimita la zona de trabajo del comedor de diario. En la pared más larga se creó una despensa; armarios altos y bajos se alternaron con los hornos y frigorífico. Cocina proyectada por Mi Cocina. Campana, de Frecan. Mesa y sillas, de Sirvent.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Una cocina de 14 m²

En esta cocina, de planta cuadrada la zona de cocción y el fregadero se encastraron en una gran península, que se utiliza también como barra de desayunos. A la derecha de la puerta de entrada, se instalaron armarios bajos, dos vitrinas y dos prácticos módulos con cierre de persiana. El entrante de la pared se aprovechó con varios muebles a medida, el frigorífico y el congelador. Mobiliario, de Ana Rabanal. Encimera de granito negro, de Antique. Taburetes, de Ikea. Campana, placa y fregadero Franke.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Una cocina de 5 m²

La disposición del mobiliario en forma de L se puede adaptar a la mayoría de las cocinas, pero sobre todo a las de planta cuadrada. Es el caso de esta cocina, la placa, fregadero y el frigorífico se situaron en la pared de la ventana. A continuación, se creó un espacio de almacén con una vitrina y tres armarios altos. En la pared que queda libre de muebles se ubicó un rincón para desayunar. Cocina instalada por Cocirama, con muebles laqueados en naranja y encimera de Silestone blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Una cocina de 5 m²

Agrupar los muebles y electrodomésticos en una sola pared es la opción más adecuada cuando la estancia es pequeña o muy estrecha, como ocurre en esta cocina, de unos 5 m², ubicada en una zona de paso. Es importante que la planta tenga, como mínimo, 2 m de ancho, para que quede un pasillo de unos 80 cm entre el mobiliario y la pared opuesta. La distribución más lógica es la que muestra este dibujo: frigorífico, zona de cocción y fregadero. Cocina proyectada por Íñigo Echave.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Una cocina de 6 m²

Cuando la cocina es un espacio abierto, una solución para delimitarla sin perder luminosidad es instalar un cerramiento de cristal. Así se independizó del pasillo esta cocina, de unos 6 m², mientras que una barra de desayunos la separa visualmente del salón. En cuanto a la disposición de los muebles y electrodomésticos, la planta rectangular favoreció una distribución en L, con la zona de fregadero en un frente, y la de cocción y el frigorífico en otro. Mobiliario, de Esil & de Alba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Armarios de suelo a techo

Son una solución de almacenaje estupenda. Los módulos de suelo a techo con sólo 35 cm de fondo tienen una gran capacidad de almacén. Curiosamente, con ellos se consigue una sensación de más amplitud que la clásica combinación de armario bajo y armario alto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Los estores

En la cocina, viste la ventana con un estor liso antes que con una cortina. Usa textiles similares a los que hay en el resto de la casa -rayas o tejidos con texturas- para que la cocina no parezca un espacio aparte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Encimera y tiradores

Colocar la encimera a tono con los muebles, para que formen un todo. Elige los muebles en acabado claro, para que reflejen la luz, con tiradores discretos. Los que tienen dos puntos de atornillado son más resistentes que los que tienen sólo uno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas