Una preciosa cocina integrada en el salón comedor

Una tendencia al alza que convierte la cocina en centro de reunión al fundirse con la zona de estar y el comedor.

CLAVES DECO

- Las cocinas integradas en el salón-comedor en un mismo espacio diáfano, como esta, se resuelven con éxito gracias a la elección de los materiales, elementos separadores y una buena iluminación natural.

- Mezclar muebles actuales y retro resulta todo un acierto. Lo vemos aquí con el mobiliario de cocina funcional, los taburetes altos de anticuario y la alacena de estilo vintage, de herencia familiar.

- La ubicación del comedor, entre ambos balcones, queda mejor definida gracias a la pared recuperada de ladrillo visto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tres en uno

La fusión en un mismo espacio de la cocina con el comedor y el salón, permite disfrutar más de todos los ambientes en familia o con amigos. La barra de desayunos, que alberga la placa de cocción, es el elemento que une e integra a la vez los tres espacios. Cocina Veddinge y suelo laminado efecto pino Golv White (13,99 € m2); todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Capacidad de almacenaje

Un medio tabique de obra soporta la amplia encimera en cuyo centro se ha instalado la placa de cocción. La parte interior del tabique va equipado con el horno y, a ambos lados, gaveteros y cajones almacenan el menaje. Encimera de roble Karlby (99 €, en 186 x 63,5 cm) y lámparas de techo Hektar (24,99 €/1); todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuestión de integración

La zona del fregadero se ha cubierto con un zócalo de azulejos blancos dispuestos a media altura. En la parte superior, lacada en negro, se han colocado dos estantes paralelos. Éstos sirven para almacenar no solo botes y cristalería, sino también objetos decorativos que ayudan a integrar la cocina en el salón-comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con barra de desayunos y comedor

La diseñadora de interiores Libertad Díaz llevó a cabo una exhaustiva reforma de su casa, incluida la cocina. Para ello eligió una distribución sin barreras donde los espacios se conectan sin trabas y una decoración con el sello de la firma Ikea.

1. Área de trabajo. En un frente se dispuso la cocina con muebles bajos y blancos para evitar agobios. Sobre ellos, la encimera negra, que cuenta con una gran superficie de trabajo, y el fregadero en blanco. En esta zona destaca la campana de diseño y en el suelo,  una cerámica similar a las baldosas hidráulicas.

2. Barra de desayunos. Se construyó un tabique de media altura sobre el que descansa la encimera que sirve tanto de barra, con tabutetes altos, como de zona de cocción y almacenaje. Precisamente es esta la que separa la cocina del comedor.

3. Comedor. A continuación de la barra, y entre los dos balcones, se ha dispuesto una mesa generosa para seis comensales, que es perfecta para disfrutar de comidas informales con amigos. Frente a ella, una alacena vintage lacada en negro con puertas de cristal sirve para almacenar y tener a mano la vajilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Límites claros

Un suelo cerámico que simula baldosa hidráulica cubre el área de la cocina, en contraste con el laminado del salón-comedor, y delimita dónde empieza y termina cada ambiente. No obstante, se eligió un tono de loseta con toques marrones, similar a la madera, y un diseño discreto para lograr uniformidad y una mejor integración de
los tres espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mix de elementos

Alrededor de la barra de desayunos se colocaron unos taburetes altos de anticuario cuya estructura metálica pintada en amarillo dinamiza la zona. Sobre la placa de cocción se instaló una moderna y llamativa campana cilíndrica, que evita que humos y olores se extiendan por el resto de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recuperada con nota

Se ha aprovechado el hueco que quedaba entre ambos balcones para ubicar el comedor delante de una pared de ladrillo visto que, lejos de eliminarla, se decidió respetar gracias a su buena conservación. Unas bombillas led lo iluminan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El toque vintage

Frente a la sólida mesa rodeada de sillas dispares del comedor se dispuso una alacena retro, fruto de una herencia familiar, que otorga cierto aire elegante a la zona. Alfombra redonda de pelo largo Ådum (39,99 €, con1,30 m de diámetro), de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas