Cómo organizar la zona de trabajo en la cocina

El triángulo de trabajo es la clave para la correcta organización de la cocina: zona de lavado, trabajo y cocción. La meta de una organización perfecta es economizar movimientos y permitir desplazamientos rápidos y sin obstáculos mientras se trabaja en la cocina. Inspírate en estas ideas sobre cómo organizar la zona de trabajo en la cocina.

image
1 de 10
Espacio libre en la cocina

Todo chef requiere disponer del espacio preciso para trabajar a gusto, preparar los ingredientes y tener a mano lo necesario para llevar a cabo su tarea. Imita a los profesionales y mantén siempre una zona de la encimera despejada al cocinar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Organizar los accesorios

Sistema de rieles para accesorios modelo Asker. De Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
El recurso de la barra en la pared da mucho juego,

ya que permite colgar casi cualquier utensilio; como esta práctica báscula, de Tescoma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Una isla con mesa y espacio de almacén

¿Qué escoger, comedor o espacio de almacén? Quizás el dilema sea fácil de resolver con una isla central bien equipada. El único requisito a tener en cuenta es la planta de la cocina; mejor si es cuadrada. En cuanto a las dimensiones, entre la isla y los muebles debe haber mínimo 1,50 m, para facilitar la libertad de movimientos. El modelo Stenstorp, de Ikea, incluye baldas por un lado y hueco libre para las sillas, por el otro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Mesa de trabajo y desayunos.

En plantas cuadradas y amplias una opción muy cómoda es incluir una isla con barra, para comidas rápidas, que además amplía la zona de trabajo. En la foto, modelo G-560, en naranja brillo y roble claro, de Gamadecor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Solución completa

Conseguir espacio de almacén suficiente para todos los utensilios y el menaje no significa agobiar el espacio con armarios pesados hasta el techo. Las soluciones de orden alternas crean dinamismo y aligeran los frentes. En esta cocina, modelo Negro Chocolate, de The Singular Kitchen, se combinaron armarios bajos cerrados con otro alto de aluminio y cristal. Una barra corrida en la pared sirve además, para organizar los utensilios, las tazas, los paños, etc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Espacio de trabajo en frentes paralelos

Los sistemas modulares, cuando hablamos de mobiliario de cocina, proporcionan la flexibilidad necesaria para agrupar electrodomésticos en un mismo frente, despejar otras zonas, mezclar acabados... Casi todo es posible. Esta composición, de Santos, es un buen ejemplo. Realizada con el modelo Minos, agrupa hasta 6 electrodomésticos en columna, reservando para la isla central una zona de cocción profesional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Elección acertada

Es recomendable optar por un fregadero de doble seno equipado con un monomando de caño alto; es una opción que facilita mucho, por ejemplo, la preparación y lavado de los alimentos. Grifo modelo Talis S2 Variarc, de Hansgrohe (240 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Superficie extra

Más allá de su valor decorativo, que es importante, la distribución de los muebles en isla o península se traduce en espacio extra para trabajar cómodamente. Además, es la superficie ideal para instalar, por ejemplo, un fregadero extra o la placa de cocción. Es fundamental, por supuesto, que las instalaciones y conducciones lo permitan. En la foto, isla Lagune, de Schmidt.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Estores resistentes

Es importante elegir el tejido adecuado para vestir las ventanas cercanas a la zona de cocción o al fregadero. Debe tolerar la humedad y ser lavable. Estores Duette, de Gradulux.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas