Cocinas integradas: 4 ejemplos con planos

Te mostramos cuatro distribuciones con sus planos y medidas muy útiles a la hora de planificar tu cocina.

image
1 de 8
Cocina con murete

Sustituye el tabique tradicional por un murete a media altura para independizar la cocina y el salón. Así crearás la sensación de amplitud en el salón; cada zona tendrá su espacio bien delimitado, y además, lograrás que la comunicación entre ambas sea más cómoda al tiempo que se facilita el libre paso de la luz natural. Mesa y sillas, de Ikea. Lámpara, de I. Pardo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Cocina con murete: Plano

En este espacio de 25 m², el salón-comedor y la cocina disponen de ventanas, pero la opción de abrir la cocina al salón cuando ésta no dispone de ellas y separarla con un murete es una buena solución para aprovechar la luz natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Cocina con dos entradas

El murete, que sirve para ocultar la trasera de la península, resulta muy decorativo también si se realiza con pavés y se remata con una repisa de madera. Además, en este caso los dos accesos a la cocina condicionaron la distribución de los muebles, dispuestos en forma de U. Las sillas de comedor y las telas con las que se tapizaron son de Maison Decor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Cocina con dos entradas: Plano

Levanta un murete de obra para separar la cocina de la zona de comedor. Es la solución más práctica para delimitar los dos ambientes de esta cocina, de forma alargada y con una planta de 23 m².

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Cocina en forma de L

Separa el salón y la cocina con una península. Los armarios de esta cocina se integran bien en la decoración porque se eligieron en gris, un color que combina con las paredes y el suelo. Cocina Thermica de Doca, instalada por Cuina 1.

Reforma y decoración, del Taller Abat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Cocina en forma de L: Plano

El plano muestra un salón de 25 m² con tres ambientes, todos distribuidos en L para respetar las zonas de paso y conseguir una comunicación visual entre ellos. En el centro de la cocina aún quedó espacio para situar una mesa de comedor.

Reforma y decoración, del Taller Abat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Cocina rectangular de 26 m²

La cocina, distribuida en L, se integra en el salón porque sus frentes de haya entonan con el parqué, en espiga. En la cocina: muebles de Auró Cuines, y frente de Silestone.

Reforma y decoración, de Mayte Bravo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Cocina rectangular de 26 m²: Plano

Coloca la zona de estar cerca de las ventanas y aprovecha los entrantes de la pared para ubicar la cocina. Como reflejan el plano y la foto, el comedor on mesa extensiblese situó en la zona de paso entre ambos, pero sin obstaculizar la circulación.

Reforma y decoración, de Mayte Bravo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas