Planifica y organiza los muebles de tu cocina

Te mostramos cuatro distribuciones con sus planos y medidas muy útiles a la hora de planificar tu cocina.

image
1 de 8
Una cocina de 8,7 m² con muebles en dos frentes

La planta rectangular de esta cocina y su anchura -de 2,30 m- permitieron distribuir los muebles en dos frentes, de forma que la ventana quedara despejada. En la pared más larga se instaló la zona de trabajo, que incluye la placa de cocción y muebles altos. En la pared contraria se instalaron el fregadero y el frigorífico; este último en la esquina, de forma que no interrumpiera el paso de la luz natural. Aunque los armarios se eligieron laminados en blanco, los altos cuentan con puertas de vitrina, que resultan más ligeras visualmente. Muebles, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Una cocina de 8,7 m² con muebles en dos frentes. Plano

La planta rectangular de esta cocina y su anchura -de 2,30 m- permitieron distribuir los muebles en dos frentes, de forma que la ventana quedara despejada. En la pared más larga se instaló la zona de trabajo, que incluye la placa de cocción y muebles altos. En la pared contraria se instalaron el fregadero y el frigorífico; este último en la esquina, de forma que no interrumpiera el paso de la luz natural. Aunque los armarios se eligieron laminados en blanco, los altos cuentan con puertas de vitrina, que resultan más ligeras visualmente. Muebles, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Una cocina de 10 m² en tres frentes

La división de los muebles de la cocina en tres zonas permite diferenciar la zona de cocción, el fregadero y el espacio destinado a despensa y almacén. Una propuesta muy acertada para plantas cuadradas, que se llevó a cabo en esta cocina, amueblada en blanco y madera y que, además, cuenta con espacio suficiente para incluir una pequeña zona de comer debajo de la ventana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Una cocina de 10 m² en tres frentes. Plano

La división de los muebles de la cocina en tres zonas permite diferenciar la zona de cocción, el fregadero y el espacio destinado a despensa y almacén. Una propuesta muy acertada para plantas cuadradas, que se llevó a cabo en esta cocina, amueblada en blanco y madera y que, además, cuenta con espacio suficiente para incluir una pequeña zona de comer debajo de la ventana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Una cocina de 11,4 m² con forma de U

La ubicación de los muebles en forma de U permite aprovechar al máximo el espacio de una cocina cuadrada. Aquí se llevó a cabo con muebles hasta el techo, de frente liso y laminados en color crudo. También se quiso sacar partido al espacio que queda debajo de la ventana con un mueble de poco fondo. La U se remató con una mesa realizada con el mismo material que la encimera, y dos taburetes que forman un pequeño comedor de diario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Una cocina de 11,4 m² con forma de U. Plano

La ubicación de los muebles en forma de U permite aprovechar al máximo el espacio de una cocina cuadrada. Aquí se llevó a cabo con muebles hasta el techo, de frente liso y laminados en color crudo. También se quiso sacar partido al espacio que queda debajo de la ventana con un mueble de poco fondo. La U se remató con una mesa realizada con el mismo material que la encimera, y dos taburetes que forman un pequeño comedor de diario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Una cocina de 7,5 m² distribuida en L

La distribución más adecuada para una cocina de planta rectangular es la disposición de los muebles en forma de L. Además, lo más aconsejable es procurar dejar siempre la pared donde se ubica la ventana lo más despejada posible. Así se hizo en este espacio, revestido por completo en color crudo con muebles altos en un solo frente, puertas laminadas en azul, encimera blanca y detalles en acero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Una cocina de 7,5 m² distribuida en L. Plano

La distribución más adecuada para una cocina de planta rectangular es la disposición de los muebles en forma de L. Además, lo más aconsejable es procurar dejar siempre la pared donde se ubica la ventana lo más despejada posible. Así se hizo en este espacio, revestido por completo en color crudo con muebles altos en un solo frente, puertas laminadas en azul, encimera blanca y detalles en acero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas