Cocinas con zona de estudio integrada

El ajetreo diario y la falta de espacio nos llevan a buscar soluciones ingeniosas en casa. Por ejemplo, cada vez es más frecuente crear una zona de estudio en la cocina, y para ello no necesitas más metros, sólo buenas ideas.

Cocina con rincón de estudio
Hearst
Balda volada

¿No cuentas con demasiado espacio? Lo más práctico es que fijes a la pared una balda estrecha y que la completes con dos taburetes. Así, mientras desayunas, podrás revisar un informe pendiente, echar un vistazo al correo o comprobar la agenda del día. Taburetes elevables Toco (155 € c/u) y balda (139 €), de Bo Concept.

1 de 12
Mimetizado

Si planificas un espacio de trabajo desde el principio, podrás incluirlo en el proyecto de manera que quede integrado, ya que los acabados serán los mismos que los del resto del mobiliario. Toma nota del detalle de este frente panelado, una solución muy cálida. Composición de la firma The Singular Kitchen, que pertenece a la colección Gran Lujo (10.199 €).

2 de 12
Aprovecha una esquina de la cocina

Un rincón entre el horno y la ventana fue suficiente en este caso para organizar una coqueta zona de estudio, ideal para que los niños hagan los deberes mientras sus padres preparan la cena. La balda que hace de escritorio disimula la presencia del radiador y saca partido a un espacio mini. Lámpara y taburete, similares en Habitat.

3 de 12
Muy completo

En una zona de estudio no se puede descuidar el orden. Para ello, instala algún módulo de almacenaje para las carpetas y papeles. Un armario con puerta de persiana protegerá el contenido de la grasa que se acumula en la cocina y ayudará a delimitar el espacio de trabajo. Cocina Faktum/Ädel en abedul (2.390 €). Armario con puerta de persiana modelo Avsikt (289 €). Todo, de venta en Ikea.

4 de 12
Otros usos

Qué mejor complemento que un botellero en la cocina. Pero en este caso te proponemos que lo utilices para organizar papeles, el correo y los utensilios de escritorio. Si eliges un modelo apilable, podrás ampliar su capacidad de almacenamiento. Botellero Cell, de Balvi (56,60 €). Álbum, de venta en Fann.

5 de 12
Organizados y a la vista

Guarda lápices, clips y grapas en botes transparentes; los tendrás a mano y a la vista y evitarás que las piezas pequeñas se manchen o pierdan. Botes pequeños (2,99 € c/u en Ikea); medianos y grandes (8,90 € c/u y 14,80 € c/u en Vinçon).

6 de 12
Estudio y office

En este espacio diseñado por Chone de la Sotilla y Lluisa Deulonder, de Deulonder Arquitectura doméstica, el office se concibe como un espacio para la familia, donde compartir actividades cotidianas, como los deberes, la merienda o los juegos de mesa. Alacena y mesa, en madera de tahorí, diseñadas por las interioristas. Sillas de mimbre Ramon y lámpara Nagoya N3, de la firma Santa & Cole.

7 de 12
Kit de trabajo

Un vaso y una bandeja son la pareja ideal si se completan con un bloque de notas, un boli y una grapadora. Déjalos a la vista y tendrás un centro de papelería listo para usar en cualquier momento. Bandeja, portalápices Fniss (0,50 €) y soporte con hojas; de venta en Ikea.

8 de 12
Escoge bien los complementos

para decorar la zona de trabajo. Los de metacrilato o polipropileno resultan cómodos ya que se limpian fácilmente y son muy atractivos por sus colores. Estos revisteros, modelo Isola, son de La Oca (desde 65 € c/u).

9 de 12
Ya no tienes excusa para tener todos tus papeles y el ordenador a salvo;

lo conseguirás con este soporte para el portátil, con espacio de almacén y compartimento inferior para el módem y los enchufes. Escritorio Ikea PS (49,95 € en Ikea).

10 de 12
Busca otros contenedores para legumbres y pasta

y utiliza estos tarros de cocina para clasificar los accesorios de escritorio. Botes acrílicos (grande y pequeño 7 y 9 €) en Habitat.

11 de 12
Son pequeños y cuando los necesitas están enredados;

gana la guerra a los clips con estos soportes imantados: árbol (15,04 € de Vinçon) y pajarito (38 € de Alessi).

12 de 12
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas