Ideas, con planos, para integrar la cocina en el salón

Los escasos metros con los que contamos para decorar nuestras casas, han provocado que, en muchas ocasiones, el salón y la cocina compartan el mismo espacio. Abierta por una ventana o totalmente integrada, la cocina adquiere protagonismo con soluciones muy actuales. Mira estas ocho ideas para integrarla.

image
Micasa
1 de 8
Cocina abierta al salón con una gran ventana

Para no perder toda la pared, pues el salón contaba con pocos metros, se realizó desde media altura hasta el techo. De esta manera, las dos habitaciones quedan comunicadas entre sí, aunque independientes. Para preservar la zona de estar de miradas, se instaló un estor enrollable. Además, con esta solución, tanto el salón como la cocina multiplican su luminosidad al recibir luz adicional. Mesa de la firma Inthai (900 €). Mueble bajo en wengué, de Nueva Línea, adquirido en Terrón (1.649 €), al igual que los jarrones y las velas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Plano: Cocina abierta al salón con una gran ventana

La cocina se integró en el salón a través de una ventana de cristal fijo que se abrió en el tabique que linda con ambas estancias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Cocina integrada a través de un vano en la pared

Así, se potencia la sensación de perspectiva, ya que facilitan que la vista se pierda hacia el recibidor y el pasillo. Además, el salón parece más amplio y espacioso al abrir los huecos en dos de los cuatro frentes de la cocina, lo que permite que reciba luz natural. El resultado no es sólo estético sino funcional, ya que uno de los vanos se utiliza como pasaplatos. Sofá de cuero blanco, mesa de centro de cristal curvo, reposapiés de cuero negro -modelo Barcelona de Mies Van der Rohe-, mesa de comedor en cristal y sillas. Todo, de La Mandrágora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Plano: Cocina integrada a través de un vano en la pared

se abrieron dos vanos en las paredes de la cocina tanto a media altura como en la parte superior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Un murete separa la cocina del comedor

También se prescindió de puerta de acceso a la cocina para que la comunicación entre ambos espacios fuera más cómoda. Además de ganar amplitud en los dos ambientes, la ausencia de tabiques permite que la luz se reparta. En la cocina se escogieron muebles laqueados en blanco con tiradores embutidos para integrarlos también en la línea decorativa predominante en el salón, de líneas neutras con notas en color. Todos los muebles son de Casa Tashan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Plano: Un murete separa la cocina del comedor

mantienen su espacio, aunque integrados visualmente. La pared que limita con el salón se derribó hasta media altura y se dejó sólo un murete de obra, rematado con una repisa de madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Cocina y salón en un mismo espacio

Ambos espacios se unificaron con ayuda del color verde pistacho, hilo conductor de la decoración, presente en las paredes de la cocina y en algunos complementos del salón. Para conseguir un efecto vanguardista, se prescindió de muebles altos y se eligieron electrodomésticos cromados. Además de un murete bajo en el que apoya la mesa del comedor, el área de la cocina se delimitó con un suelo diferente al del resto de la estancia. Butaca y almohadones de seda (desde 12 € cada uno), de Batavia. Mesa de centro, sillas blancas de comedor y módulo de estantes (151,20 €); todo, de venta en La Oca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Plano: Cocina y salón en un mismo espacio

comparten no sólo ambiente sino también tonalidades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas