Una cocina improvisada

Te proponemos una alternativa a la cocina tradicional: es modular, sus muebles son de acero y no tienen puertas.

image
1 de 7
Una cocina económica

Este sistema modular es perfecto si tienes un presupuesto ajustado. Se compone de muebles de acero inoxidable galvanizado con los que puedes “improvisar” una cocina, por ejemplo, si vives en una casa alquilada. Cada mueble se monta con facilidad uniendo varios listones perforados sobre los que puedes anclar encimeras o baldas. Muebles de la firma Mecalux. Panel para colgar accesorios, de Leroy Merlín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Cocina con office

En el centro de la cocina se situó el comedor, formado por una mesa con un tablero laminado montado sobre patas cilíndricas (22,56 € c/u en Bricotrés) y sillas plegables, de Trazos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Muebles para almacenar

Con una estantería modular tú eliges a qué distancia quieres colocar cada balda y la varías cuando lo necesites. Es lo más práctico en la zona de almacén de una cocina. Muebles de Mecalux.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Deja despejada la encimera

Utiliza una barra para colgar los accesorios, ya que no es práctico que ocupen espacio sobre la superficie de trabajo. Barra cromada de Geneviève Lethu (13,64 €). Portaservilletas (4 € en Aldaba).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Elige sillas de diseño sencillo para el office.

Huye de los modelos demasiado clásicos, basta con que sean bonitas y ligeras, como la de la foto. Silla con tiras de plástico en el respaldo (157 € en Balda).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Botes especiales

No compres el primero que veas; seguro que encuentras algo especial. Tarros de Balvi (9 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Plano de la cocina

1. La zona de trabajo se situó cerca de la ventana. El fregadero, que se ubicó delante de la ventana, y el frente de cocción se situaron en dos muebles diferentes que disponen de suficiente encimera para trabajar cómodamente.

2. El office se colocó en el centro, ya que la distribución en L de la zona de trabajo permitió dejar el centro despejado y no tener que adosar el office a la pared.

3. A la derecha de la puerta se ubicó un aparador. Así se aprovecha esta pared para ampliar la zona de almacén. El aparador sólo tiene unos 30 cm de fondo para no invadir la zona del office ni cerrar el paso a la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas