Una cocina con barra integrada en el salón

Las cocinas abiertas a la zona de estar son tendencia. En esta cocina descubrimos cómo fusionar ambos espacios con una disposición en paralelo.

Este proyecto, desarrollado por un distribuidor de la firma Xey, incorpora algunas de las novedades de la marca, como el panelado en pared y la isla de la serie S2, equipada con muebles sin tiradores.

CLAVES DE LA COCINA
- Las cocinas integradas en el salón transmiten mayor sensación de continuidad si se organiza una pared con frentes panelados, como en esta cocina, con puertas enteras que ocultan el zócalo.

- Con el fin de facilitar el trabajo en la cocina, Xey ha desarrollado el sistema de puerta Push, que no requiere de uñero o tirador. Un leve toque será suficiente para abrir cualquier medida de cajón.

- Elegir muebles resistentes e innovadores, como el estratificado tech del frente panelado: hidrófugo, antihuella, antimoho, ultra mate y de cuidada estética.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Frente panelado

Paralela a un frente panelado, que oculta zonas de almacenamiento y electrodomésticos, se situó la isla con encimera de cuarzo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puertas sin tirador

Los muebles, lacados en brillo, llevan puertas sin tirador con un canto en chaflán interior. En un lado se ubicó el fregadero y en el otro, el área de cocción y la barra de desayunos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Enchufes ocultos

Bajo la fina encimera se instalaron dos discretos enchufes que facilitan el uso de pequeños electrodomésticos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dos grifos

El fregadero de doble seno combina dos tipos de grifería: uno recto de caño bajo dotado de movilidad y otro curvo de caño alto, para llenar de agua recipientes altos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de distribución

1. Almacenaje  y electrodomésticos. Se reservó toda una pared de suelo a techo para instalar armarios
en columnas. Éstos se revistieron en un tono gris, a juego con el suelo, para dar uniformidad a la cocina. En ellos se ubicaron una zona de almacenaje, la lavadora, el lavavajillas y el frigorífico -ocultos- y los hornos, que quedan a la vista.
2. Isla alargada. Equipada con muebles bajos, su encimera se dividió en dos zonas: una para el fregadero y la superficie de trabajo, y otra para la vitrocerámica junto a una gran barra de desayunos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas