Cocina sin tabiques y en tonos neutros

La ausencia de tabiques y la presencia de una puerta corredera hace que esta cocina, diseñada en tonos neutros, aumente de espacio.

El taller de arquitectura Cotacero fue el encargado de realizar este proyecto de cocina de distribución lineal, donde el comedor se abre sin tabiques al salón y la cocina, a una zona de lavadero

CLAVES DE LA COCINA
- Las cocinas de planta alargada se caracterizan por tener algunas zonas oscuras. Este problema se solventó aquí con la apertura al salón por un lado y con la instalación de cerramientos acristalados al otro, lo que permite la libre circulación de la luz natural.
- Los techos de más de tres metros de altura pueden dar una sensación incómoda, sobre todo, en determinadas estancias como la cocina o el dormitorio. Para equilibrar la planta, aquí se rebajó la altura en el centro con una estructura rectangular que crea un atractivo juego visual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sobre en madera de roble

A continuación de la isla, se dispuso la mesa de comedor para seis comensales, lo que facilita su cercanía a la superficie de trabajo. El sobre en madera de roble, a juego con el mobiliario, aporta calidez a la base metálica y al suelo de hormigón. Frente a la isla, la zona de cocción a un lado y la puerta acristalada que da al lavadero, al otro. Sillas DSW de Eames, en Vitra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de lavado al fondo

Una cristalera con puerta corredera delimita la zona de cocción del lavadero, cuyo pavimento se ha cubierto con listones de teca para diferenciarlo del resto. Con el cerramiento abierto se aumenta la profundidad de la cocina. La encimera es de Silestone. Electrodomésticos, de la firma Smeg.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor de diario

1. Comedor de diario. Una mesa y seis sillas forman el agradable office pegado a la isla y abierto al salón para darle continuidad espacial y mayor luminosidad.
2. Isla de trabajo. Con el fregadero como único elemento en superficie, la isla se convierte en una zona de trabajo. El mueble inferior se utiliza para almacenamiento.
3. Zona de cocción. En un rincón, pegada a la pared, se encastró la placa, seguida por el frigorífico panelado y junto a la escalera que lleva al piso superior. Frente a la isla, una puerta corredera comunica con el lavadero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles prácticos

En un lateral de la isla, junto a la mesa de comedor, se instalaron dos enchufes que facilitan las tareas en la superficie de trabajo. Una lámpara de diseño suspendida sobre el centro de la mesa ilumina las veladas. Mantel de tela vaquera, de Lu Ink, y bombonera, de India & Pacific.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Columna panelada

A la entrada y adosada a la pared se colocó la zona de cocción, equipada con armarios tanto en la parte superior como en la inferior. A continuación, una columna panelada oculta el frigorífico en su interior y da paso al salón, al fondo y sin puertas. En paralelo se dispuso la isla, con fregadero, espacio de trabajo y un comedor bien iluminado. Lámpara suspendida Dos, de Dab Marc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas