Una cocina pequeña distribuida en dos frentes

La cocina de mi casa es estrecha y alargada. Cuenta con una pared curva, que me dificulta la distribución. No sé cómo sacar el máximo partido al espacio. No veo posible colocar muchos muebles y necesito mucha capacidad de almacén. Además, ¿es imposible contar con un comedor de diario?

Aunque es estrecha es posible rentabilizar los metros. El color: predominio de blanco para potenciar la sensación de amplitud. Hemos colocado muebles en dos frentes paralelos: uno de ellos de trabajo con módulos altos y bajos (acabados en blanco y madera natural) y otro de almacén con módulos volados —que no llegan al suelo ni al techo pero que ocupan prácticamente toda la pared—. A su lado, una mesa alta tipo bar con dos taburetes se convierten en un rincón de comedor, ligero y perfecto para comidas rápidas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Cocinas