Cómo poner el congelador en orden

Hay congeladores que más que un electrodoméstico parecen un auténtico agujero negro. Si no quieres perder más tiempo, sigue leyendo...

frambuesas y arándanos congelados
Shark Design / EyeEm

    Mañana te apetece comer pechuga de pollo a la plancha, así que te armas de valor, abres la puerta del congelador y te lanzas a su búsqueda, sabedor de que allí, en algún lugar, tienen que estar esos filetes que congelaste no se sabe cuándo. Después de vaciar sin éxito un cajón y la mitad del otro, encuentras un paquete que parece (solo parece) ser el que buscas. Por desgracia, al día siguiente cuando ya descongelado lo abres, descubres que lo que se suponía era una pechuga de pollo es en realidad un rancio pan naan que te sobró cuando hace meses pediste un curry.

    ¿Te suena? Quien más y quien menos ha vivido alguna vez algo parecido. Y es que a menudo el congelador se convierte en un cajón sin fondo en el que vamos metiendo alimentos sin orden ni concierto hasta que acaba convertido en tal caos que encontrar algo es una tarea muy parecida a buscar una aguja en un pajar.

    Aunque esto pueda parecerte en principio algo anecdótico, tiene en realidad su importancia. No solo porque va a hacerte perder mucho tiempo, sino porque corres el riesgo de tener que tirar comida a la basura al acabar olvidada en algún rincón del congelador durante demasiado tiempo y echarse a perder o peor aún, que la consumas y acabes con una indigestión. La mejor forma de evitar todo ello es mantener el congelador bien ordenado, de tal forma que puedas saber exactamente qué es lo que tienes en él y cuánto tiempo lleva ahí.

    comida congelsda
    Freepik

    Los mejores recipientes para congelar

    El primer paso para evitar problemas es elegir bien los recipientes que utilizas para congelar. No todos son seguros; hay que evitar, por ejemplo, aquellos que tengan bisfenol A porque pueden transmitir tóxicos a los alimentos. Además, hay materiales que ayudan a conservar mejor los alimentos que otros; así el socorrido papel de aluminio tiende a quedarse pegado a los alimentos, no los aísla totalmente de la humedad del congelador ni los protege por completo del oxígeno por lo que pueden oxidarse.

    En cambio, sí son adecuados los tuppers de plástico -siempre que indiquen que son aptos para alimentos y para la congelación- o mejor aún, los envases de cristal. Estos últimos, además de sostenibles, pueden reutilizarse, no cogen olores, colores ni sabores y son muy fáciles de limpiar; solo hay que tener la precaución de no llenarlos del todo para que no exploten. En lo que coinciden tanto los recipientes plásticos como los de cristal es en que deben de ser herméticos para evitar que los alimentos se deshidraten, preferiblemente cuadrados o rectangulares (en lugar de redondos) puesto que permiten un mejor aprovechamiento del espacio, y mejor transparentes para que sea más fácil dar con cada cosa.

    comida congelada
    Freepik

    También resulta muy práctico el film de cocina y las bolsas de congelación ya que ocupan muy poco espacio y se pueden apilar fácilmente colocándolas planas unas sobre otras o en vertical, al más puro estilo Marie Kondo. En cualquier caso, hay que asegurarse de quitar todo el aire que contengan para que los alimentos no se oxiden.

    bolsa con vegetales congelados
    Lorthios, Marielys

    Congela alimentos y etiquétalos

    Aunque pueda dar pereza, etiquetar los envases indicando de qué alimento se trata y la fecha es clave no solo para encontrar lo que buscamos rápidamente, sino también para respetar los tiempos de caducidad. Y es que los alimentos congelados no duran en buenas condiciones eternamente.

    En general, la carne cruda dura 4-12 meses y las aves, 10 meses; los pescados aguantan 6 meses, pero si son grasos como el salmón o la caballa solo 2-3 meses. La fruta, los caldos, el arroz y la pasta, 6 meses; el pan 2 meses y los alimentos cocinados, entre 3 y 6 meses.

    comida congelsda
    Annick Vanderschelden

    Además de etiquetar, lo ideal sería llevar también un registro (una idea es colocar un bloc imantado en la puerta) de los alimentos que vas metiendo y de los que vas consumiendo, y una vez al mes aproximadamente hacer un repaso de ellos para comprobar si hay alguno que esté próximo a su fecha de caducidad.

    Organizar el congelador

    Una vez tenemos envasados aquellos alimentos que queremos congelar, llega la hora de guardarlos en el congelador; y no, no vale meterlos de cualquier forma; si bien no todos los congeladores son iguales y por tanto, no todos requieren de las mismas estrategias. En lo que sí coinciden todos ellos es en la conveniencia de guardar los alimentos por grupos: pescados, carnes, aves o verduras; y dentro de lo posible, colocar aquellos que deben consumirse antes, en la zona más accesible.

    congelador de casa
    StefaNikolic

    Si el congelador tiene cajones, basta con destinar cada uno de ellos a un grupo o si no son suficientes, dividir estos con separadores.

    vegetales congelados
    Digital Vision

    En el caso de los arcones o congeladores horizontales, lo suyo es recurrir a cubetas que se puedan encajar y apilar verticalmente para aprovechar toda la altura del congelador. Es importante tener en cuenta el peso de las cubetas una vez llenas; es preferible optar por varias de menos tamaño que sean más fáciles de manejar que por una muy grande que luego resulte demasiado pesada y a poder ser, que tengan asas. Para que sea más fácil localizar luego lo que buscamos, se pueden utilizar recipientes de distintos colores y asignar cada uno a un tipo de alimentos concreto o bien indicar en el borde del congelador, qué contienen las cubetas de cada zona.

    Cuando se trata de un congelador pequeño de los que van encima de la nevera, lo mejor es recurrir a contenedores no demasiado grandes para poder agrupar los alimentos. La bandeja, por su parte, es perfecta para las cubiteras y otros productos pequeños que sean planos como pizzas.

    congelador pequeño con pizza
    Monica Rodriguez

    Ideas para congelar bien cada alimento

    Aparte de la organización, es importante que sigas ciertas consignas para asegurarte de que tus congelados se mantienen en buenas condiciones, por cierto: ¿Sabrías decir si se pueden congelar los productos lácteos?

    • El congelador debe de estar a una temperatura entre -18º y -20º. Eso significa que tu congelador debería tener al menos 3 estrellas, ya que cada una de ellas indica -6º. Si bien, lo recomendable es que tenga 4 para asegurarte de que la congelación se lleva a cabo sin ningún tipo de riesgo sanitario.
    • Es conveniente que congeles los alimentos por raciones de tal forma que luego puedas sacar y descongelar únicamente aquello que vayas a consumir.
      vegetales congelados
      Laura Johansen
      • No se deben meter el congelador alimentos calientes. Además de que el aparato tendrá que trabajar más para congelarlo y por consiguiente, gastará más energía, la temperatura del congelador bajará y eso puede afectar al estado de los alimentos que ya tuvieras dentro. Esto último también puede ocurrir si metes demasiados alimentos a la vez en el congelador. En ese caso, es aconsejable activar la función “súper” si tu congelador dispone de ella, ya que bajará algo la temperatura para acelerar la congelación.
      • A la hora de descongelar, recuerda hacerlo dentro de la nevera y no a temperatura ambiente y una vez has congelado y descongelado un alimento, no vuelvas a congelarlo.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        Más de Cocinas