Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

10 cosas que los profesionales del orden no guardarían nunca en los armarios de sus cocinas

Hablamos con profesionales del orden para darte las claves sobre cómo lograr tener una cocina ordenada y bien organizada.


    Mantener bajo control el desorden en la cocina, la habitación más concurrida de la casa, es un desafío constante, especialmente cuando el espacio de almacenamiento es limitado. Sin embargo, los expertos en limpieza, todos miembros de la Asociación de Organizadores y Limpiadores Profesionales del Reino Unido (APDO, en sus siglas en inglés), nos han ayudado ha confeccionar una lista de las cosas que nunca guardan en los armarios y cajones de sus cocinas. Sigue sus prácticos consejos y tu trauma por el desorden en la cocina será cosa del pasado.

    1. Vajillas grandes

    Una vajilla de gran tamaño que no usas muy a menudo se puede guardar en otro lugar. "Las fuentes grandes, la vajilla navideña o los platos grandes para servir o para fiestas deben retirarse", recomienda Sue Spencer, consultora de Master KonMari y fundadora de A Life More Organised, "me gusta mantener los armarios de la cocina organizados para que pueda ver, alcanzar y usar fácilmente todo lo que necesito. Llenarlos con cosas que no usas a menudo hará que tus tareas cotidianas seas más complicadas.'

    2. Recipientes de plástico para alimentos

    Probablemente sea uno de los artículos de cocina que usas con frecuencia, "pero es poco probable que necesites un armario lleno de túpers 'por si acaso'." Dice Su. "Además, hace que sea difícil encontrar las tapas de cada recipiente". Baja el número de contenedores y desecha los que se han deformado por el uso o que hayan perdido sus tapas. Y recicla esos recipientes de plástico de comida a domicilo, porque no son resistentes y se deforman en el lavavajillas. Recíclalos en el punto limpio.

    3. Paquetes de comida abiertos

    "Una prioridad importante es deshacerse de los paquetes abiertos de alimentos", dice Elizabeth Wickes, de The Life Organiser. "Almacena solo los alimentos en el recipiente adecuado, a la temperatura adecuada y durante el tiempo adecuado en los armarios de tu cocina. El almacenamiento adecuado de alimentos reducirá el riesgo de desperdicio y ahorrarás."

    Ruta Khan Afridi de Beauty of Decluttering nunca guarda alimentos con una vida útil corta, como frutas o productos de panadería frescos, en las alacenas de la cocina: "Es fácil olvidarse de ellos una vez que cierras la puerta de la alacena y puede estropearse o enmohecerse muy rápidamente ."

    Los armarios modulares para alimentos tienen un espacio limitado y debes aprovechar al máximo cada centímetro. Mide cuidadosamente antes de comprar; o terminarás dejando los paquetes sobre las superficies de trabajo, causando más desorden aún.

    4. Un cajón de chatarra

    Técnicamente no es un armario, pero, ¿sabes todo los que puede llegar a haber en ese cajón? "Pilas, destornilladores, imperdibles, recibos, monedas, gomas elásticas, los dibujos de los niños, botones...", enumera Craig Hoareau de A Tidy Mind. "Al usar ese espacio como cajón de sastre para todo lo que no sabes dónde guardar, te estás quitando un espacio privilegiado a su cocina".

    La mejor manera de enfrentarse a la temida basura es vaciar el contenido del cajón en una superficie despejada, categorizar y ordenar, y luego decidir dónde puedes guardar los artículos restantes. "Preferiblemente fuera de la cocina y con artículos similares en otro lugar, a menos que se usen en la cocina, por supuesto."

    Vickie Farrell, de Declutterright, añade que además muchos de esos objetos pueden representar un peligro para la higiene. "Las bacterias pueden acumularse cuando se juntan tantos elementos al azar. Seguramente esto es lo último que quieres en tu cocina donde preparas tu comida."

    Consejo: si realmente necesitas guardar algunos elementos esenciales en un cajón, usa divisores para organizar cada artículo.

    5. Gadgets sin usar

    Todos los profesionales de la limpieza coinciden en que los aparatos que no se usan (heladeras, máquinas para granizados, palomiteras, la fondue, o un soplete de cocina, por ejemplo) no deben ocupar espacio en la cocina si no los usas con regularidad.

    "¡Lo único que nunca tendría en mi cocina es un soplete de chef!" dice Gill Gudgeon de Restore the Calm. "He tenido clientes que cuando ha salido un soplete en su cocina durante la limpieza, se han encogido de hombros y han reconocido que '¡nunca lo he usado!'." Se guardan sin usar y con aspiraciones románticas de convertir crème brulees, alaskas al horno y chicharrones de cerdo en obras maestras. Lo mismo ocurre con la máquina para hacer pasta. A menos que lo uses con regularidad de verdad, ocupa mucho espacio y es más fácil comprar la pasta.

    Vickie admite que cinco años después de que le regalaran una paella, no la había usado ni siquiera una vez, así que en su lugar tiene un wok multiusos. Anita Fortes, de A Neater Life Professional Organising, ha contado 11 juegos de fondue que ocupan espacio en los armarios de la cocina de algunos clientes: “Cuando los descubren, sin usar, años después, los clientes muestran sentimientos de culpa y vergüenza. La vida es demasiado corta para ambos."

    Desde juegos de fondue hasta máquinas para hacer pasta, deshazte de las herramientas y electrodomésticos que ya no uses.
    Getty Images

    Claire Moore de Your Space Moore Organized tiene un consejo útil: "Si no estás segura o seguro de deshacerte de cierto dispositivo, guárdalo en otro lugar durante seis meses y comprueba con qué frecuencia lo usas". Jane Lee, de Jane Lee Interiors, aconseja "guardar esos viejos favoritos que salen de vez en cuando del armario, bajo las escaleras, en el garaje o en el armario del dormitorio de invitados, por ejemplo, en cajas. Algunas instituciones benéficas aceptan artículos eléctricos."

    6. Demasiada cristalería

    "¿Cuán probable es que 16 personas coincidan en tu casa y todas beban vino blanco al mismo tiempo?" pregunta Kate Galbally de Better Organised. Seguramente no merezca la pena tener tantas copas o vasos. Kate nos cuenta que sus clientes a menudo tienen "mucha más cristalería de la que llegan a usar". Ocupa una cantidad significativa de espacio, la mayor parte no se puede apilar y normalmente hay copas para todo tipo de bebidas y ocasiones, desde vasos y highballs hasta copas de whisky, copas de vino y copas de champán. Encuentra otro lugar de almacenamiento fuera de la cocina, véndelo en plataformas de segunda mano o dona los que de verdad no uses.

    Cocina House Beautiful Bermondsey en Chalk, disponible exclusivamente en Homebase.
    Photography: Jake Seal / Styling: Jennifer Haslam / Production: Sarah Keady

    7. Herramientas de bricolaje

    Siempre es útil tener un juego de herramientas para el hogar, pero guárdalo en otro lugar. "No guardaría nunca herramientas o destornilladores en los armarios de la cocina y, a menudo, los he visto entre las tazas o en el cajón de los cubiertos", dice la directora de voluntarios de APDO, Marie Bateson, de Cut the Clutter. Estos artículos no siempre son higiénicos. ¿Conoces a alguien que lave un destornillador después de cada uso? Guárdalos en una caja en el garaje, cobertizo o bajo las escaleras.

    8. Correo

    El correo que dejas en el cajón (o armario) de la cocina se puede quedar olvidado fácilmente, y ocupa un espacio precioso (y posiblemente también te cueste dinero, especialmente si olvidas pagar la factura de su tarjeta de crédito). "Nunca hagas esto", dice Claire Moore, "en su lugar, coloca una bandeja o archivador para almacenar cartas en el recibidor, por ejemplo o en tun escritorio, verifica la correspondencia a medida que llega y recicla o tritura todo lo que no necesites de inmediato. ¿Y piensa... realmente necesitas guardar todos los menús de comida a domicilio en el armario? Muchos se pueden encontrar online."

    9. Contenedores de alimentos poco prácticos

    Debes tener frascos de almacenaje, pero solo los que necesites, dice Rebecca Roberts, de Curate My Space. Los redondos, por ejemplo, quedan bien, especialmente los frascos de vidrio con tapas de madera, pero no son muy prácticos, especialmente en las cocinas pequeñas, ya que no aprovechan al máximo el espacio. En su lugar, elige contenedores apilables rectangulares o cuadrados”. Y olvídate de las cestas de mimbre: "no son fáciles de mantener limpias y siempre hay manchas y derrames en los armarios de la cocina".

    10. Una biblioteca demasiado grande de libros de cocina.

    Piensa honestamente, ¿con qué frecuencia sueles consultar esos enormes libros de cocina?, plantea Jane Lee. En su lugar, mantén una selección a mano en un estante de la cocina o en la encimera, y así será más probable que los consultes a menudo. "Hoy en día es fácil recurrir a Google, pero hay algo especial en los libros", admite. "Quédate con una docena de libros de cocina que más vayas a usar."

    Sigue a Micasa en Instagram.



    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Orden en casa