¿Cómo puedes ahorrar energía mientras cocinas?

¿Es más barato cocinar con una olla de cocción lenta o un horno? ¿El microondas consume mucho? Mira estos consejos sobre cómo cocinar y ahorrar gas y luz.

energy efficient cooking tips
NeustockimagesGetty Images

    Todos somos conscientes de lo cara que se ha vuelto la energía. Con el precio de la luz por las nubes, muchos de nosotros ya estamos empezando a hacer cambios, allá donde podemos- para reducir la cantidad de gas y electricidad que usamos en el hogar. Estos cambios pueden incluir bajar el termostato, encender menos la calefacción o asegurarnos obsesivamente de que las luces están apagadas en la casa. Pero, ¿qué pasa con la energía que gastamos mientras cocinamos?

    Las ollas de cocción lenta están resurgiendo, pero ¿es en realidad más barato cocinar con ellas que encender el horno? ¿Usar más el microondas nos ahorrará dinero? Y, cuando sí necesitemos usar la placa de inducción o vitrocerámica, ¿qué trucos hay para ahorrar energía y que ayuden a controlar la factura de la luz?

    Rompamos algunos mitos.

    ¿Cuánto cuesta usar el horno?

    Entre los electrodomésticos que más consumen en la cocina, los hornos son los mayores culpables; según una investigación llevada a cabo en el Reino Unido, un horno eléctrico puede sumar hasta £335 en el gasto de luz anual. Las ollas de cocción lenta consumen mucho menos que las freidoras de aire o el horno. Ante estas cifras, tiene sentido utilizar aparatos de cocina alternativos cuando se pueda en lugar de utilizar por defecto el horno.

    Una de las razones principales por las que los hornos son menos eficientes energéticamente es por el tamaño de la cavidad interna. Hay un derroche de energía que se usa para calentar todo el espacio, no solo la bandeja o el plato de comida, hasta alcanzar la temperatura de cocción a la que has configurado el horno. Sin embargo, si tienes un horno con ventilador, aquí tienes una buena noticia. "Los hornos con ventilador pueden reducir el consumo de energía en un 20 %, ya que calientan y enfrían el horno más rápido que los hornos eléctricos convencionales", señala Natalie Mathie, experta en energía.

    ¿Cómo puedo ahorrar energía cuando uso el horno?

    En vez de encender el horno varias veces al día, planifica cuidadosamente los horarios de cocinado. Mete una segunda bandeja para hornear mientras saca la primera y así evitas precalentar el horno dos veces. Aprovecha los niveles: en vez de cocinar una lasaña, haz dos y luego congelas una para otro día.

    Piensa también en cómo puedes aprovechar al máximo el calor residual: energía que de otro modo se desperdiciaría pero que puede ser útil. El calor residual es el calor que queda después de que se ha calentado algo como una placa o un horno. Puedes usarlo para calentar alimentos, lo que definitivamente ahorra energía. Calienta el pan, tuesta nueces o calienta los platos de la cena. En algunas circunstancias, también puedes usar el calor residual para terminar de cocinar algún plato.

    Si vas a preparar una carne a baja temperatura, puedes aprovechar el calor residual sin necesidad de precalentar el horno; simplemente mete el plato nada más enciender el horno, y puedes apagar el horno 5-10 minutos antes de que finalice el tiempo de cocción y usa el calor residual para terminar el proceso de cocción. "Sin embargo, para cosas como pasteles, galletas o pan que requieren una temperatura del horno y un tiempo de cocción más precisos, es mejor precalentar el horno como de costumbre y dejarlo encendido durante todo el tiempo indicado en la receta."

    AndreyPopovGetty Images

    ¿Es el microondas más eficiente para cocinar?

    En una palabra: sí. "Los microondas son más baratos de usar porque solo calientan la comida, a diferencia de los hornos convencionales que también calientan el aire alrededor de la comida; y la comida tarda mucho menos en cocinarse", explica Natalie de Uswitch. Además de usar el microondas para recalentar comida o para una descongelar, también es posible cocinar muchas recetas en él, por lo que es un buen momento para repensar cómo puedes usar más el tuyo.

    “Los microondas son mejores para alimentos humedos, ya que los líquidos evitan que los alimentos se sequen, un problema del microondas, y también aceleran la cocción debido a la forma en que funciona el microondas (al hacer vibrar las moléculas de agua en los alimentos) ", señala la editora de cocina de GH, Emma Franklin.

    "Para obtener los mejores resultados, tapa bien los alimentos al cocinarlos y revuelve con frecuencia. Las sopas, los guisos con pequeños trozos de carne (o sin carne) e incluso los risottos son buenas opciones para cocinar en el microondas. Sin embargo, lo que más me gusta hacer en el microondas son las patatas asadas, ya que acelera enormemente el tiempo de cocción. Puede que necesiten un golpe de horno para que la piel quede crujiente, pero desde luego te ahorras 1 hora de cocción en el horno frente a los 15 minutos en el microondas".

    ¿Cómo puedo ahorrar energía cuando cocino en la placa?

    Ya sea que tengas inducción, cerámica o gas, es muy probable que cueste cerca de tres veces más hervir o cocinar verduras al vapor en una olla que cocinarlas en el microondas.

    Sin embargo, a veces la placa es la mejor opción, hay ajustes que puedes hacer para garantizar una cocción más eficiente.

    Por ejemplo, pon siempre una tapa en la olla con agua hirviendo: la olla y el líquido se calentarán más rápido. Recordar hacer esto tan sencillo puede ahorrarte hasta un 85 % de la energía que usarías sin tapar la olla.

    El tamaño de la sartén también marca una buena diferencia. Usar una sartén más pequeña que la placa significa que se escapa calor y se desperdicia. En cambio, Natalie tiene una recomendación: “Hacer coincidir la sartén con el tamaño de la placa es la forma más eficiente de cocinar. Si la placa es demasiado grande, perderás energía por los lados, mientras que una placa pequeña no calentará de manera efectiva toda la sartén”. Este consejo puede ahorrarte cerca de un 40 % de la energía que, de otro modo, se desperdiciaría al usar una sartén demasiado pequeña.


    10'000 HoursGetty Images

    Otros consejos para cocinar, ahorrar energía y ahorrar dinero

    En otras partes de la cocina se pueden ahorrar energía. Es posible que tengas el hábito de hervir una tetera llena para hacer una taza, pero usarás menos energía para hervir lo que necesitas (siempre que sea más que el nivel mínimo de llenado de la tetera). Algunos consumidores llenan un termo con agua caliente a primera hora para preparar los tés y cafés durante todo el día.

    El congelador no funcionará tan eficientemente si está sobrellenado, así que asegúrate de hacer un inventario regularmente y planifica las comidas que has congelado en el plan de comidas semanal.

    Mantén los hornos limpios y descongela tu congelador regularmente si genera escarcha para ayudar a que los electrodomésticos funcionen más eficientemente, y por supuesto vigila que no se quedan abiertas las puertas del refrigerador y del congelador más tiempo del necesario.

    Y si vas a comprar un nuevo electrodoméstico para la cocina...

    ...recuerda preguntar qué calificación energéticatiene. Las etiquetas energéticas se clasifican en una escala de la A a la G, siendo A la más eficiente. Pero para algunos equipos, el mejor disponible podría ser una D o una E.

    Para ayudar a mantener baja la factura de la luz y el gas a largo plazo, piensa bien qué tamaño de congelador realmente necesitas, por ejemplo. Un refrigerador con congelador de 265 litros con clasificación G podría gasta menos luz que uno más grande, de 424 litros, con una mejor clasificación F.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de #Sostenibilidad