Una cocina reformada, blanca y luminosa, entre lo rústico y lo moderno

Las líneas largas e ininterrumpidas generan el efecto de una cocina que se funde con el paisaje, mientras las vigas de madera vista ponen el toque de calidez y recuerdan los orígenes.

cocina con barra y armarios blancos de diseño moderno sin tiradores y vigas de madera vista
Wouter van der Sar Photography

    Si te gustan las cocinas blancas y abiertas, las cocinas rústicas y buscas un diseño moderno, el proyecto que hoy te mostramos te dará grandes ideas para tu próxima reforma. Ubicada en una casa de campo de los Países Bajos, esta cocina proyectada por Design & Meer con mobiliario de la firma HIMACS, combina con maestría el minimalismo de sus líneas largas e ininterrumpidas con la calidez que solo la madera es capaz de aportar, presente en las vigas en color natural, y en el techo pintado de blanco. A través de estas líneas, se consigue acentuar la longitud de la estancia, llevando la atención al gran ventanal de la pared sur.

    Este último tiene un acabado mate que evita que refleje la luz y que, a su vez, la difunde por la estancia.
    Wouter van der Sar Photography
    Wouter van der Sar Photography

    La elección del color blanco no solo potencia esta luminosidad, también realza los azulejos tan llamativos de la pared. Por otro lado, los toques en negro rompen la monotonía e intensifican la percepción de amplitud del espacio.

    Wouter van der Sar Photography

    Para crear unas líneas limpias que integraran las vigas centrales sin comprometer el diseño continuo de la estancia, era necesario elegir un material sin juntas visibles y con unos acabados perfectos para las encimeras y los laterales de la isla.

    Wouter van der Sar Photography
    El fregadero, igualmente elaborado en HIMACS, se integra también sin juntas visibles en la encimera.
    Wouter van der Sar Photography

    La isla de cocina se prolonga en una barra –ideal para las comidas informales, como los desayunos– que debía ser lo suficientemente robusta para el diseño elegido, pero también del mismo grosor que el resto de la encimera.

    Wouter van der Sar Photography
    Wouter van der Sar Photography

    Una protección de diseño contra las salpicaduras

    Una de las partes más llamativas del proyecto, debido a su gran realismo, es la pared de azulejos que cuenta con una longitud de más de 4 metros. Elaborado por Studio Doorbakken –cuyo trabajo es emplear objetos cotidianos para transformarlos en algo único y personal–, se trata de un modelo en 3D de una fotografía tomada por el propietario de la vivienda, que ilustra una gota de agua cayendo sobre una superficie líquida. Sin duda, un detalle inesperado que actúa como el perfecto colofón en una cocina que destaca por su sencillez.

    Wouter van der Sar Photography

    Proyecto e información: Cortesía de HIMACS. Diseño y producción: Design & Meer.


    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Reformas